Jueves 29 de Octubre de 2020

A 25 años del nacimiento de yahoo!, la empresa que en la década de 1990 fue sinónimo de Internet. Una compañía que con el paso del tiempo perdió terreno ante el avance de otros gigantes del sector, pero jamás vio ensombrecida su aura de pionera.


El ciclo de la historia 

En 1995, Jerry y yo comenzamos Yahoo! para ayudar a las personas a navegar más fácilmente por la web. Queríamos construir una guía. Cuando pensamos la idea, no fue diseñada para ser un negocio, sino como algo que nosotros encontramos útil. Al darnos cuenta de que la gente lo hallaba práctico, nos motivamos para trabajar más y más. Veinte años más tarde, el núcleo de Yahoo! sigue siendo el mismo. Y seguimos adelante con el mismo propósito: ser su guía en la web. Puede que no sepan cuánto nos motivan cada día al usar nuestros productos y compartir sus ideas, pero lo hacen. Gracias”. Pasó un lustro de esta publicación de David Filo, creador de Yahoo! junto a Jerry Yang (el Jerry al que refiere

al principio) y las cosas ya no son como entonces: dos años después de estas palabras inspiradoras que uno de los hacedores de la compañía les dedicara a los internautas que la hicieron grande, Yahoo! fue vendida a Verizon Communications en $ 4.480 millones de dólares. 

DE NADA A TODO; DE TODO A NADA

El 2 de marzo de 1995, Yahoo! se constituyó como empresa formal (el dominio yahoo.com había sido creado el 18 de enero). Un año y dos meses antes, en enero de 1994, Yang y Filo, graduados en Ingeniería Electrónica por la Universidad de Stanford, crearon un sitio llamado “La Guía de Jerry y David para la World Wide Web”. En abril la guía -una especie de directorios de sitios web- pasó a llamarse “Yahoo!”, nombre que algunos biografías del dúo describen como un retroacrónimo (que al revés es acrónimo no es una sigla que nace de una serie de palabras sino de una ya establecida a la que se le busca un acrónimo que encaje con sus letras) y otras la atribuyen al uso del término “yahoos, que es como se nombra a una serie de personajes toscos, salvajes y desagradables en Los viajes de Guillver, el gran libro de Jonathan Swift. En el por todo de ser sinónimo de Internet (¿quién no tuvo –si es que aún no tiene– una casilla de correo bajo su dominio?) a sufrir, en 2016, la violación de datos más grande de la historia de la web, pasando por una exhibición de poder que la llevó a adquirir servicios como Tumblr o Flickr o rechazar en 2008 una oferta de compra por parte de Microsoft basada en 44.600 millones de dólares. 

Como en una película con comienzo, arco dramático y desenlace, Yahoo! experimentó a lo largo de un cuarto de siglo oportunidades de venta, adquisición de compañías rivales, primer caso, el significado sería “ Yet Another Hierarchically Organized Oracle”, algo así como “otro oráculo jerárquicamente organizado”, denominación con la que graciosamente

Filo y Yang desmentían la importancia que Yahoo! finalmente tuvo: la de ser pionera –al menos hasta la llegada de Google– en varios ítems: como motor de búsqueda, portal de noticias, respondedora de preguntas, difusora de imágenes y, sobre todo, proveedora de una casilla de correo gratuita y con capacidad de almacenamiento ilimitada. La década de 1990 fue suya: salió a bolsa en abril del 96 y el precio de sus acciones aumentó en un 600 por ciento en dos años; y ya en 1998 era el motor de búsqueda más popular, con 95 millones de visitas por día.

Claro que un cuarto de siglo incluye altibajos, por lo que la firma pasó probables fusiones y disminución drástica de personal (en 2012 ejecutó un recorte de 2 mil empleos, alrededor del 14 por ciento de su planta trabajadora). Hasta su famoso logo cambió al menos dos veces. 

Finalmente, conoció de primera mano el amargo tránsito de la gloria al ocaso, obligada por el crecimiento de otros gigantes del sector, como Google o Facebook. Un declive que muchos especialistas adjudicaron también a errores estratégicos y de gestión, sumados a un detalle que resultó mortal: la de no decidirse entre ser una empresa tecnológica o una empresa de medios. 

Ni siquiera la esforzada gestión de Marissa Mayer, ex ejecutiva de Google y ex directora corporativa de Walmart, asumida como CEO el 16 de julio de 2012, pudo evitar la venta a Verizon.