domingo, julio 3, 2022

Varenikes – Tradición en bocados

Este plato llegó a Argentina de la mano de la inmigración judeo-europea, perteneciente a la corriente Askenazí. Los arribados de Polonia propagaron el nombre que traía de la vieja patria: pierogi (aunque en muchas casas de ascendencia polaca se lo llamó y llama pieroshki). Los ucranianos, en cambio, llegaron de Rusia (hasta 1990 Ucrania fue parte de la antes llamada Unión Soviética) con su variante: los varenikes.

En esencia la preparación es la misma: una pasta –como si fuese una pequeña empanada– hervida y rellena con distintos ingredientes, que puede servirse tanto con la comida (con papa, cebolla, repollo, distintas carnes o ricotta) como a la hora de los postres (con corazón de cereza o frutas).

Los acompañamientos también son variados, aunque priman la cebolla o el hígado de pollo salteados en manteca y un espeso baño de crema de leche. Son parte importante de la celebración de Rosh Hashaná -el Año Nuevo Judío- donde comparten la mesa con platos de origen Sefardí, otra gran corriente con una cocina deliciosa y mucha historia detrás.

Ingredientes

Para la masa:
350 g de harina 0000
1 huevo
100 cc de soda
2 cdas de aceite de oliva
1 cdta de sal

Para el relleno:
100 g de panceta ahumada
3 cebollas
2 papas
Sal y pimienta, c/n

Para la salsa:
1 cebolla
Aceite de oliva, c/n
1 pote chico de crema de leche
Sal

Preparación

Para la masa
1. En un bol mezclar el huevo, la soda, el aceite y la sal. Comenzar a integrar la harina en forma de lluvia hasta que tome la masa. Descartar la harina que sobre. Amasar por otros 10 minutos. Tapar y dejar descansar en heladera durante 30 minutos.
2. Estirar bien fina. Cortar círculos de unos 7 cm de diámetro.

Para el relleno
1. En una sartén, dorar la panceta picada. En otra, rehogar en aceite de oliva la cebolla picada. Salpimentar.
2. Aparte hervir las papas en agua y sal. Pisar y mezclar con los salteados de cebolla y panceta.

Para el armado
1. Colocar el relleno en el centro de los círculos. Humedecer los bordes y cerrar como una empanada pero sin repulgo.
2. Hervir en agua con sal. Reservar.

Para la salsa
Rehogar la cebolla picada en oliva. Agregar la crema de leche. Salar.

NOTAS RELACIONADAS