Jueves 26 de Noviembre de 2020

Al igual que todas las actividades turísticas, los destinos de turismo rural vuelven a reabrir sus puertas para recibir a los visitantes que deseen viajar a sectores no urbanos de Argentina. Ante ello, desde el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación establecieron una serie de protocolos y pautas a tener en cuenta para reducir los riesgos de contagio de COVID-19


El turismo rural, según la Organización Mundial del Turismo (OMT) es un tipo de actividad turística en el que la experiencia del turista está relacionada con un amplio espectro de productos vinculados, por lo general, con las actividades de naturaleza, la agricultura, las formas de vida y las culturas rurales, la pesca con caña y la visita a lugares de interés. 

Dichas actividades se desarrollan en entornos no urbanos -rurales- las cuales se destacan por la baja densidad demográfica, paisajes y ordenación territorial donde prevalecen la agricultura y la silvicultura, estructuras sociales y formas de vida tradicionales.

La nueva realidad que golpea a todos los sectores turísticos exige llevar a cabo medidas preventivas en busca de minimizar las posibilidades de contagio frente a la emergencia sanitaria provocada por la pandemia que afecta al mundo entero. Es fundamental que el personal y los usuarios del servicio tengan conocimiento y cumplan las normas establecidas. 

Además, es de suma importancia que estén preparados para cuando se pueda habilitar, en su totalidad, las diversas actividades rurales, generando confianza y brindando seguridad a los visitantes.

Por ello, el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación, en conjunto con la Cámara Argentina de Turismo (CAT), el Instituto de Calidad Turística Argentina (ICTA), la Asociación Argentina de Ecoturismo y Turismo Aventura (AAETAV), la Federación de Cámaras de Turismo de la República Argentina (FEDECATUR) y las provincias, a través del Consejo Federal de Turismo, elaboraron un Anexo de turismo rural en donde establecen una serie de pautas y sugerencias aplicables a las posibles prácticas y servicios que ofrece esta modalidad. Entre las más considerables se encuentran: 

  • Se recomienda informar la política de cancelación o reprogramación de la prestación del servicio para los casos compatibles con la enfermedad COVID-19 en visitantes o prestadores.
  •  Se sugiere recomendar a personas pertenecientes a grupos de riesgo la no asistencia a las actividades o considerar la posibilidad de establecer horarios o salidas particulares, extremando las medidas de precaución establecidas.
  • Previo a la contratación del servicio, consultar a los y las visitantes por cualquier tipo de discapacidad, movilidad o comunicación reducida que puedan tener, a fin de considerarlo al momento de informar las medidas y recomendaciones sanitarias y de seguridad, como así también prever la asistencia que la persona manifieste que precisará para el desarrollo de la actividad.
  •  Solicitar una declaración jurada sobre síntomas relacionados con COVID-19 a todas las personas que visiten las instalaciones y/o realicen las actividades.
  • Antes de iniciar la actividad, verificar que el botiquín de primeros auxilios cuente con todos los elementos conforme lo establece el Ministerio de Salud de la Nación. https://www.argentina.gob.ar/salud/primerosauxilios/botiquin
  • En caso de contar con sector de estacionamiento, prever que los espacios para los vehículos permitan respetar la distancia mínima establecida durante el descenso y ascenso de pasajeros/as. Procurar delimitarlos y señalizarlos.
  • En caso de que el servicio implique el traslado de visitantes dentro del establecimiento o predio para la realización de las actividades, proveer bolsas de residuos para la disposición de elementos descartables de uso personal (pañuelos, servilletas, botellas de agua individuales descartables, barbijos o cubrebocas no reutilizables y otros).
  •  Se recomienda, en la medida de lo posible, desestimar el uso de guardarropas, sugiriendo que abrigos, carteras y bolsos se resguarden en los vehículos particulares o buses. En caso de hacer uso de los mismos, se deberá mantener las condiciones de limpieza y desinfección correspondientes.
  •  Evitar credenciales, distintivos colgantes o marbetes de identificación para los y las visitantes. En caso de utilizarlos, procurar que sean de materiales que permitan una fácil limpieza y desinfección.
  •  Controlar que los y las visitantes utilicen de forma correcta sus elementos de protección personal durante toda la actividad, verificando que los barbijos o tapabocas cubran nariz, boca y mentón, mientras su uso obligatorio se encuentre vigente, y que se respete el distanciamiento social establecido.
  •  Desestimar el uso de fuentes, bebederos o dispensadores públicos de agua a fin de evitar la recarga de botellas o cantimploras personales. En caso contrario proveer vasos descartables biodegradables y maximizar las medidas de limpieza y desinfección de los mismos.
  • En caso de recibir las sugerencias y comentarios de los y las visitantes luego de brindarse el servicio, facilitar y promover la utilización de medios digitales tales como códigos QR que redirijan a una encuesta o planilla en la nube, Google Maps, redes sociales, entre otros.
  •  En caso de contar con un libro de visitas físico, considerar la posibilidad de reemplazarlo por una versión digital. En caso contrario, incentivar el uso de bolígrafo personal, desestimando la colocación de bolígrafos de uso compartido.

Descarga el protocolo con todos los detalles: protocolo anexo turismo rural.