sábado, mayo 28, 2022

Top 5 destinos para experimentar turismo de bienestar 

Por Gimena Bugallo y Carolina Barbosa.


Muchos definen que el estadio pleno de satisfacción tiene que ver con la sanidad física, mental y emocional, es decir, con el pleno bienestar. Para ello, la meditación es una herramienta primordial, un arte milenario que no es patrimonio de ninguna cultura particular sino algo inherente al ser humano. Nos ayuda a acceder a nosotros mismos, para despertar el potencial que yace dormido en nuestro interior. Aunque parezca mentira, esto es todo lo que necesitamos hacer para equilibrarnos, pero los humanos tenemos la costumbre de menospreciar la importancia de las cosas simples. 

Meditamos para aprender a vivir, no para aprender a meditar. Cuando estamos descentrados de nuestro eje y vivimos pensando en el futuro, sufrimos de ansiedad. Por el contrario, si habitamos en el pasado, tendemos a la depresión. La meditación no es algo esotérico y lejano como muchos creen. Tal como su palabra lo indica, meditar es estar en el medio, en el presente, que es lo único que verdaderamente tenemos. 

A veces, el mundanal ruido, la jungla de cemento y la rutina, no son los mejores aliados para conectar con la armonía. El turismo de bienestar, nos ayuda a recargar energías para tener una vida más consiente y volver al inicio. Este tipo de viajes, nos ofrecen una nueva forma de experimentar los destinos y en esta nota, te invitamos a descubrirlos.

General Acha, La Pampa

Esta pequeña ciudad es la principal del departamento de Utracán y quizás, la zona más bella del centro-sur de la provincia, ya que además de regalarnos la inmensidad de la llanura pampeana, tiene pequeños bosques de caldenes y un paisaje de extrañas colinas. Este lugar es ideal para hacer una limpieza emocional y alejarse de los excesos tecnológicos. A pocos kilómetros se puede visitar la bella y serena laguna de Utracán, que cuenta con un balneario. Pero, sin duda, la atracción más maravillosa, es contemplar la hora mágica en algún recoveco de la ciudad, la ruta o el campo: aquí se encuentran, por lejos, algunos de los mejores atardeceres del país. Los parajes remotos, la sutileza de la infinita paleta de colores en el cielo y la majestuosidad del sol durmiendo en el horizonte son un espectáculo digno de vivenciar. El atardecer aquí, trae una melancolía de otros tiempos, cuando las estrellas tenían otros nombres y los que caminaban esos suelos rendían culto al sol.

Foto: Martin Gomez.

Termas del Queni, Neuquén

A 60 kilómetros de San Martín de los Andes, escondidas en medio del inmenso bosque como un tesoro esperando ser descubierto, se encuentran dos pequeñas cascadas de agua caliente que forman piscinas naturales. Llegar a las Termas del Queni es una aventura en sí misma que nos hace atravesar la arboleda patagónica andina con los arrayanes como testigos hasta llegar, en primera instancia, al sector Hua Hum, un área con servicios y nacimientos de ríos. Luego deberemos introducirnos en la espesa selva valdiviana hasta desembocar en el tan ansiado destino. Se recomienda contratar una excursión. Los paisajes son soñados y las termas un verdadero oasis.

Foto: Ser Argentino.

Las Gaviotas, Buenos Aires

La combinación del sonido del mar y la inmensidad de las playas argentinas siempre fue un bien preciado. Esta localidad balnearia, agreste y tranquila, es un punto intermedio entre Mar de las Pampas y Mar Azul. La conservación del ambiente natural es la premisa básica de este paraíso que se presenta como un sitio ideal para el viaje interior. Es habitual ver sus playas y cielos llenos de gaviotas, y de ahí es que obtiene su nombre. Es un paraje ideal para bajar el ritmo y conectarse con la serenidad y la belleza que acontece.

Foto: VoydeViaje.

Túneles de Taninga, Córdoba

Al oeste de la provincia, en el valle de Traslasierra, se encuentra esta obra vial de cinco túneles que aúna la mano del hombre con la naturaleza, más precisamente, la montaña. Se construyeron en los años 30 como corredores para conectar las provincias de Córdoba y La Rioja, bajo el mando de Don Juan Breggia, inmigrante italiano especialista en demoliciones con dinamita. Al ir aproximándonos, un paisaje tan verde como antiguo se va abriendo paso y el silencio y la soledad que se conjugan con el horizonte abierto son apasionantes. Desde los miradores se puede apreciar el sitio de interés geológico Quebrada de la Mermela, la caída de agua conocida como el Velo de la novia y el bosque de la Reserva Natural Chancani y Parque Nacional Traslasierras. El tramo de Taninga a Los Túneles se encuentra asfaltado pero, desde los Túneles hasta las Reservas, es de ripio por lo que hay que tener mayor cuidado.

Foto: Córdoba Turismo.

Caverna Puente del diablo, Salta

Esta caverna es un accidente geográfico ubicado en la localidad de la Poma, un pueblo calchaquí que descansa entre quebradas salteñas y cerros. Para acceder, sólo se puede hacer con un guía autorizado ya que el camino requiere de mucha precaución, pero vale la pena. Estas cavernas, formadas sobre el cauce del río Calchaquí, son un espectáculo pocas veces visto: la lava de la erupción de los volcanes gemelos se solidificó obstruyendo el paso del agua y la erosión de la misma cavó túneles naturales de más de 100 metros de largo. Las estalactitas y estalagmitas que cuelgan de las paredes, recrean escenarios de una película de ciencia ficción. La conexión con algo tan magnificente, nos hace abrazar nuestra existencia.

Foto: De Altura, Viajes y Turismo.

NOTAS RELACIONADAS