martes, junio 28, 2022

Top 5 destino de la Ruta 40: El camino de los 7 lagos

Por Gimena Bugallo y Carolina Barbosa.


Más de 5000 kilómetros que viajan en paralelo a la Cordillera de los Andes y nos permiten conectar sur y norte; uniendo dos puntos aparentemente aislados como Cabo Vírgenes, en Santa Cruz, y La Quiaca, en Jujuy.

Es la ruta más larga que tenemos en nuestro país y la más alta que existe en América, puesto que trepa 4.895 metros de altura sobre el nivel del mar en el paso por El Abra del Acay, en Salta, en su punto kilométrico 4.601.

Uno de los paseos más reconocidos de la Patagonia (y, porque no, de la Argentina) es el Camino de los 7 Lagos. La mítica ruta posee un trecho completamente asfaltado, de casi 200 kilómetros, que abarca desde Bariloche a San Martín de los Andes: un recorrido casi onírico que puede hacerse en menos de 4 horas.

Este camino nos abraza con la magnificencia de sus aguas y el esplendor de la vegetación que la fecunda, generando un paisaje que empapa de gracia y perfección cada uno de sus rincones. Si bien este circuito comprende siete  escenarios precisos, te invitamos a conocer un nuevo itinerario, con los cinco destinos que hoy seleccionamos en esta nota.

Lago Nahuel Huapi: Hay quienes dicen que este espacio no forma parte del listado en cuestión ya que comienza luego de la bifurcación de las rutas 40 y 231. Otros toman en cuenta delimitaciones distintas y lo designan como el octavo lago del recorrido. Lo cierto es que la belleza y la magia de estas aguas de origen glaciar, con diferentes tonalidades y matices, no tienen parangón y no podíamos dejarlo afuera. Además, la leyenda de Nahuelito, que afirma que un monstruo vive en la laguna, ha trascendido mares y fronteras. El origen de esta historia, se remonta a los pueblos nativos que contaban que en esas aguas vivía un ser gigantesco. Según la creencia popular, hasta el día de hoy en el lago Nahuel Huapi, vive una criatura acuática similar a los dinosaurios. De la manera que sea, sus paisajes imponentes, rodeados de bosques y picos andinos, hacen de este un paso obligado.

Lago Espejo: A sólo 12 kilómetros del centro de Villa La Angostura se puede acceder a este espacio que, al contemplarlo, no quedan dudas del porqué de su nombre: sus aguas cristalinas reflejan de manera perfecta los colores del cielo, las montañas y árboles. Este Lago es alimentado por las aguas del deshielo de las montañas a su alrededor que, a través de diferentes arroyos, desembocan en él. Debido a la calidez de las mismas en período estival y tener una bahía que recibe el sol desde diferentes puntos, es uno de los lugares más visitados tanto por los que practican deportes acuáticos como los que buscan descanso en sus playas. Además, cuenta con parillas y proveedurías para los que necesiten abastecerse de alimentos y bebidas.

Lago Villarino: Ubicado en el departamento de Lácar, en Neuquén, estas aguas fueron bautizadas en honor al piloto de la Real Armada Española, Basilio Antonio de Villarino, que exploró las costas del litoral marino y ríos, entre ellos, el Limay, que es donde pertenece nuestro espacio en cuestión. Se encuentra a 50 kilómetros de San Martín de los Andes y sus aguas, de gran despliegue, se unen con las del Lago Falkner, otro de los puntos clave de este recorrido. En esta intersección abundan diferentes especies de peces, como percas y truchas. Sus orillas se conectan con los bosques de arrayanes, coihue y lenga y está permitido acampar por lo que, pasar la noche mirando la inmensidad del firmamento y sus astros, es uno de los planes más elegidos por quienes realizan este recorrido.

Lago Falkner: Este lugar se encuentra dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi y es, sin lugar a dudas, uno de los íconos más visitados del sur. Posee extensas playas de arena protegidas del viento, lo cual es un remanso si se desea pasar tiempo en sus costas. El principal afluente del Falkner es el lago Villarino, que está exactamente enfrente, por lo que ambos pueden visitarse en un corto lapso. Es un paraje tranquilo y hermoso, rodeado de picos nevados y naturaleza exuberante. Conmueve tanta belleza junta. Quien custodia estas aguas es el cerro Falkner, muy elegido por los turistas para hacer senderismo. También hay un camping agreste de nombre homónimo, a orillas de sus aguas, que sirve para pasar la noche o bien, utilizar sus servicios durante el día.

Lago Lácar: Este lago está situado en un profundo valle neuquino y, la preciosa ciudad de San Martín de los Andes, se encuentra erguida en parte de su costa. Muchos lo consideran como el portal del ingreso a la Patagonia. Si bien es cierto que es uno de los puntos preferidos por los turistas, no por eso ha perdido su encanto. Sus aguas turquesas y de azules profundos tienen muchas actividades para ofrecernos, incluidas el kayak y la navegación. Sus playas generosas e idílicas, están muy bien conservadas y cuentan, en algunos horarios, con servicio de foodtracks que ayudan al tente en pie. El sólo hecho de respirar esos aromas de naturaleza salvaje y aires sureños, hacen que nuestra alma se renueve.

Foto: @paihuen_resort.

NOTAS RELACIONADAS