martes, junio 28, 2022

Top 5 rutas de los acantilados

Por Gimena Bugallo y Carolina Barbosa


Un pequeño recorrido en Río Negro que se extiende desde la ciudad de Viedma hasta el Puerto San Antonio Este. La Ruta Provincial Nº1 bordea poco más de 200 kilómetros del litoral atlántico y nos ofrece un trayecto inundado de paisajes marítimos que combina bahías, médanos, fauna y oleajes. 

Emprender este camino implica estar acompañado por el océano, a varios metros de altura, sobre un suelo de costa de rocosa vertical que data de millones de años. Además, los animales son parte fundamental de estos espacios donde las extensas playas se van abriendo paso a medida que se avanza y las multitudes cesan. 

De este a oeste, te mostramos cinco tesoros naturales de esta ruta para disfrutar a orillas del mar.

El Cóndor, Río Negro

Allí, donde comienza el acantilado costero patagónico, encontramos este balneario, el primero de una sucesión de playas a las que se acceden por esta ruta. La historia cuenta que este lugar fue nombrado después un barco danés, conocido como “El Cóndor”, que naufragó a finales del 1800. Sus sobrevivientes se refugiaron en una estancia que, para sorpresa de todos, también estaba administrada por daneses. De hecho, a partir de este incidente, es que se construyó el Faro Río Negro, reconocido como Patrimonio Histórico de la Humanidad. Aquí las playas son muy amplias y bastante desérticas, sobre todo, fuera de temporada y muchos turistas se acercan para practicar surf, windsurf, kitesurf y bodyboard. Los acantilados son hogar de la colonia de loros más grande del mundo por lo que, si lo que estás buscando es absoluto silencio, es mejor ir en otra dirección. Un dato no menor es que en esta villa marítima se inauguró el Memorial Malvinas, una obra para homenajear y recordar a los caídos y ex combatientes de la Guerra.

-Reserva Faunística Punta Bermeja, Río Negro

Siguiendo por la ruta, a unos 30 kilómetros de distancia de El Cóndor, se encuentra esta área natural protegida, conocida también como “La Lobería”. La misma se creó en 1971 a partir de la urgencia de preservación de diferentes especies (fundamentalmente de lobos marinos de un pelo) y  una porción representativa de la eco-región del monte. Su extensión es de 14 kilómetros de costa aproximadamente y posee un Centro de Interpretación que le permite al visitante conocer la vida de estos mamíferos y realizar un recorrido con guías, tanto por el museo como por los senderos. Desde el mirador se pueden observar, además de los lobos marinos, elefantes marinos y las aves marinas y costeras que habitan en el lugar. Eventualmente, se puede apreciar la presencia de toninas, delfines y orcas. 

Foto: feaemarco

-Bahía Creek, Río Negro

Este balneario está ubicado en uno de los extremos del Golfo San Matías, puntualmente, en la costa norte. En este sitio, los acantilados comienzan a perder altura por lo que su declive es mucho menor y los llaman “activos”, puesto que retroceden algunos centímetros cada año. Sin embargo, es aquí donde las aguas se tornan más claras (azules cristalinas) y calentitas y la arena es mucho más suave. Si bien aún no hay servicios públicos, hay algunas proveedurías para abastecerse, un hostel o refugio y un camping, muy popular entre los jóvenes, con agua caliente. La tranquilidad que ofrece este lugar no tiene comparación, son muy pocos los habitantes (cinco según un último registro del INDEC de hace algunos años) y los turistas no abundan por lo que reina la paz y el descanso. A tener en cuenta: el acceso a la localidad está condicionado a los factores climáticos ya que para llegar a la bahía, el camino es de ripio y las lluvias y vientos podrían generar modificaciones.

Foto: Ricardo Kleine Samson

-Bahía Rosa, Río Negro

A 120 kilómetros de Viedma, este destino se presenta como uno de los más vírgenes y solitarios del recorrido. Bahía Rosa es una magnífica playa de arenas gruesas y canto rodado para disfrutar recostado al sol, mirando la inmensidad del mar. Su costa en muy empinada y tiene aguas muy profundas, por lo que es bastante elogiado y elegido por los pescadores que van en busca del pejerrey de manila, el famoso corno y el colita amarilla, la vedette del lugar. Para esto hay que consultar el clima y la estación ya que, cuando es tiempo de algas, se dificulta la actividad. La naturaleza es pura y salvaje, no hay casi construcciones de ningún tipo, la paz y la tranquilidad son un gran atributo. Si deciden visitarla se recomienda llevar, aunque sea, lo imprescindible, porque es un área que no cuenta con servicios.

-Punta Mejillón, Río Negro

Un dato curioso de este sitio es que, en verdad, se llama Pozo Salado. Incluso, algunos carteles viales todavía lo identifican así, pero es popularmente conocido por el nombre de Punta Mejillón. Esta área natural protegida, que se encuentra en la costa norte del Golfo de San Matías, se destaca por regalar playas vírgenes de arenas extensas resguardadas por imponentes acantilados. Sus aguas, algo tibias y de color turquesa, tienen muy poco oleaje. Es una de las joyas de este recorrido para aquellos que buscan paz y tranquilidad. Hay muy pocas casas y muchas de ellas fueron sepultadas por las arenas de los médanos vivos. Aquí se pueden ver varias especies de aves playeras y un apostadero de lobos marinos. Es un lugar con un acceso de dificultad media, por eso no es muy visitado por los turistas. Los valientes que emprendan la aventura de llegar, tienen que proveerse de todo porque ahí no encontrarán un área turística, pero también serán recompensados con una de las playas más bellas, serenas e íntimas del país.

NOTAS RELACIONADAS