Lunes 19 de Octubre de 2020

Rico en conceptos y con creadores que van de lo clásico a lo vanguardístico, el arte argentino posee obras emblemáticas, algunas de las cuales pueden hallarse en Buenos Aires. Aquí, una lista de cinco imperdibles.

RICO EN CONCEPTOS Y CON CREADORES QUE VAN DE LO CLÁSICO A LO VANGUARDÍSTICO, EL ARTE ARGENTINO POSEE OBRAS EMBLEMÁTICAS, ALGUNAS DE LAS CUALES PUEDEN HALLARSE EN BUENOS AIRES. AQUÍ, UNA LISTA DE CINCO IMPERDIBLES.

1- PRIMEROS PASOS

ANTONIO BERNI

Museo Nacional de Bellas Artes, Avenida del Libertador 1473.

Entrada libre y gratuita.

Antonio Berni (1905-1981) fue un pintor, muralista y grabador que se hizo famoso por sus inmensos óleos sobre desocupados y desamparados. Arquetipo del creador influenciado por las vanguardias europeas, fue el creador del Nuevo Realismo y el artista argentino más importante del siglo XX. Luego de pintar algunas obras emblemáticas como Chacareros y Manifestación, en 1936 delineó los trazos de esta pintura tan etérea como de matiz melancólico. Una escena doméstica, en una pequeña vivienda, desde donde asoma un profundo paisaje rural. Una niña improvisa pasos de baile mientras que su madre, una costurera pensativa, algo triste, descansa por un instante de su máquina Singer.

 

2- LA FAMILIA OBRERA

OSCAR BONY

MALBA, Avenida Figueroa Alcorta 3415.

Entrada $120

Nacido en Misiones, Oscar Bony (1941-2002) fue un artista clave de la vanguardia que se generó en la Argentina en los años 60 alrededor del mítico Instituto Di Tella. Escandalizó a la escena artística y a los medios cuando en 1968 presentó en sociedad su obra consagratoria, un matricero, su mujer y su hijo (una familia auténtica), sentados ocho horas al día sobre un pedestal, en el contexto de una exposición de arte. Junto a la obra, un cartel rezaba: “Luis Ricardo Rodríguez, matricero de profesión, percibe el doble de lo que gana en su oficio por permanecer en exhibición con su mujer y su hijo durante la muestra”. Era el auge en Argentina de las obras conceptuales, de la desmaterialización del arte. La fotografía de aquella acción se exhibe en el MALBA.

3- VUEL VILLA

XUL SOLAR

Museo Xul Solar, Laprida 1212.

Entrada $60.

“Una ciudad que cualquier día podría presentarse sobre el horizonte, asomarse por entre las nubes, aparecer en cualquier lugar del aire donde no había nada el día antes, es decir una villa que flote, derive o navegue por los aires, una villa volante”, escribió alguna vez Xul Solar, seudónimo de Oscar Alejandro Agustín Schulz Solari (1887-1963), artista, astrólogo, filólogo y visionario e íntimo amigo del escritor Jorge Luis Borges. No hay nada mundano en la visión de este artista que pintó en 1936, con acuarela, su urbe voladora sostenida por globos aerostáticos, delante de un cielo rosa y violáceo, una ciudad espacial con libertad para moverse por los cielos. No eran fantasías, eran anhelos reales de un artista místico, visionario y utopista confeso.

4- ESFERA AZUL

LE PARC

CCK, Sarmiento 151.

Entrada gratis.

Artista argentino radicado en Francia, el mendocino Julio Le Parc (1928) es uno de los pioneros del arte cinético desde que comenzó a experimentar a fines de los 50, ya afincado en París, con la percepción visual frente a las alteraciones de la luz y el movimiento. Sus obras serpentean, se reflejan, oscilan y están en perpetua transformación. En 1966 obtuvo el Gran Premio Internacional de Pintura en la Bienal de Venecia. Sus famosos móviles son esculturas de las que penden pequeños acrílicos rectangulares y translúcidos, que forman un entramado y al calor del movimiento van mutando de posición. Esfera azul (2015) consta de un móvil esférico integrado por fragmentos azules suspendidos mediante un finísimo hilo, de manera que cada uno de ellos puede dar vueltas en cualquier posición, según la fuerza del aire.

5-APARTANDO EN EL CORRAL

PRILIDIANO PUEYRREDÓN

Colección de Arte Amalia Lacroze de Fortabat, Olga Cossettini 141.

Entrada $100.

Este pequeño óleo sobre tela, sin fecha adjudicada y característico del campo argentino, fue pintado por Prilidiano Pueyrredón (1823-1870), artista, ingeniero y arquitecto, considerado uno de los pintores más reconocidos de su tiempo, quien se dedicó principalmente a los retratos de figuras de la alta sociedad y a las escenas de costumbres rurales de la Pampa, entre las que se cuentan sus obras más destacadas. En Apartando el corral, los caballos, los gauchos, las boleadoras y la tarea de las figuras retratadas realizada al amanecer, fusiona todos los elementos típicos asociados a las costumbres campestres.