Lunes 26 de Octubre de 2020

El Potrero de los Funes, los paisajes del Trapiche, el encanto de Villa Mercedes, la Sierra de las Quijadas, el Cristo de la Quebrada y el famoso microclima de Merlo. La riqueza natural y cultural puntana aguardan. 


Con sus espejos de agua, su clima seco y templado, sus autopistas impecables y una destacada oferta de bienes y servicios, la provincia de San Luis tiene propuestas para todos los gustos. En la zona que rodea a la capital homónima, las famosas sierras puntanas ofrecen un paisaje quebrado de planos superpuestos pintados de verde y marrón. Por la cercanía con la principal ciudad de la provincia, la zona abunda en recreos, hoteles y campings. A 20 kilómetros, el embalse Potrero de los Funes es el que más desarrollo tuvo en los últimos años, con sus servicios de spa y suites sobre el agua, a precio módico. Una vez allí, es casi una obligación visitar el Salto de la Moneda, una caída de agua de 15 metros a la que se llega luego de un recorrido a pie de media hora por las sierras, sorteando piedras, siguiendo indicaciones y disfrutando de increíbles vistas panorámicas.

Otro de los atractivos de la provincia está en la Sierra de los Comechingones (pobladores originarios de la zona) que con acertada poética bautizaron a la zona Valle de Conlara, que significa ‘valle hermoso’. La cabecera turística es la deslumbrante villa de Merlo, donde se erige la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, construida con adobe en el siglo XVIII, y también la casa del poeta Antonio Esteban Agüero, que ofrece un recorrido por su vida y obra. Los servicios gastronómicos y de hotelería abarcan todas las pretensiones y presupuestos.

Al oeste de la capital está la región de Termas y Salinas, enfocada en la oferta de turismo salud, con reconocidos complejos como Balde o San Gerónimo. También encontramos allí la fabulosa salina del Bebedero, un enorme desierto blanco de sal cristalina, ideal para jugar con los efectos ópticos y sacar muchas fotos.

Pero si hablamos de la personalidad de la región y sus raíces culturales, nada mejor que recorrer la zona norte para admirar pinturas rupestres, antiguas capillas, ranchos de adobe y las antiguas casonas en donde músicos y poetas aportaron a la forja de la identidad cuyana. Todo lo cual puede combinarse con los magníficos servicios de los balnearios de Quines, con grandes espejos de agua dulce naturales y artificiales. El senderismo es el medio más recomendado para apreciar en toda su dimensión la belleza de este territorio.

Si bien todo Cuyo y San Luis son zonas con una variedad natural amplia, donde la naturaleza realmente explota es en el área de llanos y lagunas, con más de 170 espejos de agua dulce y salada, que se extienden por la costa este del sur sanluiseño.

Villa Mercedes es un poco la capital de llanos y lagunas, con su encantadora calle angosta, su parque provincial y su lago. Especialmente recomendado el cerro San José del Morro, con su cono volcánico y su museo de arte religioso.

Hacia el noroeste, se encuentra el Parque Nacional Sierra de las Quijadas, con una superficie de más de 73 mil hectáreas, que forman parte del Chaco Semiárido y el monte de llanuras y mesetas característico de la zona. El parque es un paraíso para los caminantes, con su recorrido de los guanacos, farallones y huellas del pasado. La recomendación es acometer esos senderos con la previsión del clima y el equipo adecuado.


Más información: turismo.sanluis.gov.ar