Jueves 29 de Octubre de 2020

Nuestro país tiene múltiples tradiciones que fueron sembradas a lo largo de la historia. Muchas de ellas, hoy en día, siguen en pie y marcan la vida de las personas. 

Además de la costumbre gastronómica más conocida: el asado, la tradición más importante para los argentinos es el tango. Baile típico del cual muchos habitantes de Argentina se sienten orgullosos de tenerlo en su vida y adoptarlo como parte de ella. 

Es un icono que se extendió hacia lo internacional. En la actualidad es una disciplina que se practica en la mayoría de los países del mundo. 

¿Cuáles son sus orígenes?

Como en todos los países, hay dos campanas de la historia. Una de ellas afirma que el  nacimiento se remonta al siglo XIX, en la capital bonaerense. Como marca identificatoria del pueblo argentino que habitaba en aquella época, integrado por habitantes locales e inmigrantes europeos.  

Sin embargo, algunos especialistas, dicen que el tango no sólo pertenece a la tradición argentina, sino que también tiene sus raíces en nuestro país vecino, Uruguay. 

Los historiadores que defienden esta teoría, afirman que en el encuentro de las costumbres de las clases populares de Montevideo y Buenos Aires, quienes eran descendientes de los criollos y de los esclavos africanos, nace el tango, dándoles una identidad cultural. Tenían su propia música, sus propios bailes y su propia escritura. 

Por más que las dos versiones difieran en el lugar geográfico del nacimiento, coinciden en una cosa: ambas remarcan la identidad que le otorgaba el tango al pueblo. 

La tradición artística comenzó en las clases urbanas bajas. La música se disfrutaba en las calles, los conventillos y los centro de baile, en los cuales pasan las tardes los jóvenes de la época. 

Por aquellos años, el tango tenía muy mala reputación. La clase alta lo desprestigian y lo relacionaban a los burdeles. Era rechazado por la gente que tenía un poder adquisitivo alto, debido a que lo consumían la clase obrera. 

Pero como a lo largo de toda la historia, esto cambió. Después del siglo XX, cuando el tango cruzó el Atlántico y era escuchado por los europeos, la clase alta de Buenos Aires, comenzó a relacionarse con el baile que antes consideraban vulgar y grotesco. 

Desde ese momento, representó a toda la población argentina, convirtiéndose en una de las tradiciones más valoradas de nuestro país. 

Los primeros cantantes de tango aparecieron a finales del siglo XIX. En sus comienzos, sólo se escuchaba canciones instrumentales, compuestas por guitarras, flautas, violines y el acordeón, siento este último el aparato musical más reconocido en este género artístico. 

Cuando aparecieron las primeras letras de canciones, lo más impactante era que incluían el lunfardo de la época, es decir, palabras concretas de la jerga que eran incorporadas en el lenguaje, por lo general estaban influenciadas por los idiomas de los inmigrantes, en especial del italiano.

Dentro de estos nuevos músicos, se pueden diferenciar dos etapas:

Guardia Vieja 

Fue la primera generación de artistas realizadores de tango. Se podían ver desde finales del siglo XIX hasta la década de 1920. Fueron los que le dieron la estructura e identidad a este género musical. 

Dentro de esta promoción está incluido el reconocido Carlos Gardel, reconocido como cantante de tango en 1917 con la canción Mi Noche Triste. A su vez, también se encuentran: Ángel Villoldo, Francisco Canaro y Roberto Firpo. 

Guardia Nueva

Con Gardel, se produjo una transición entre la Guardia Vieja y la Guardia Nueva. Como en la etapa anterior, este nuevo período tiene sus representantes: Julio de Caro, Aníbal Troilo, Carlos di Sarli, Sofía Bozán, Francisco Lomuto y Rodolfo Biaggi. 

Luego de la explosión y reconocimiento internacional, en los años 60 apareció el rock, generando que los clubes de baile que pasaban la música de tango, quedarán atrás. 

Sin embargo, en esta etapa, el famoso compositor Astor Piazolla, se las ingenio para que el tango no desaparezca y creó un nuevo género llamado: nuevo tango.  

El tango es una de las hermosas tradiciones que tiene nuestro país, es una costumbre artística que llena de alegría a todos aquellos que se animan a bailarlo, cantarlo o escucharlo. 

La música nos trae recuerdos, nos cuenta historias y el tango cumple esa función, nos hace ver lo importante que fue nuestro pasado.