Viernes 30 de Octubre de 2020

A SOLO 380 KM DE BUENOS AIRES, ESTA BELLA LOCALIDAD RODEADA DE UN ENTORNO NATURAL ÚNICO OFRECE UN AMPLIO Y DIVERSO ABANICO DE POSIBILIDADES PARA DISFRUTARLA A PLENO.

 

 

 

Parroquia del Santísimo Sacramento. Nación con le pueblo, una ciudad de frontera surgida en 1823.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deportes, turismo aventura, la posibilidad de respirar el aire de la sierra con nada más alejarse 5 minutos de la ciudad, disfrutar del confort de un hotel de lujo o de la amable rusticidad de una cabaña donde manda el entorno natural. Esas y muchas cosas más ofrece esta localidad del centro-sudeste de la provincia de Buenos Aires, separada de la Capital Federal por sólo 380 km.

Monte Calvario. Es el tercero en importancia a nivel mundial. Todos los años se celebra alli el Via Crucis.

Golf Club. Escondido entre las sierras es el lugar elegido por los jugadores mas importantes.

Cuenta la leyenda que su nombre proviene de una voz mapuche que significa “piedra que late”. Pero es una idea más romántica que certera porque convive con otras teorías al parecer más cercanas a la realidad. Lo cierto es que Tandil tiene todo para ser un gran destino vacacional, sea en la época del año que sea. Están las Sierras, claro (parte del sistema serrano de Tandilia, un conjunto de sierras de aproximadamente unos 340 km de largo y 60 km de ancho y que va desde la ciudad de Olavarría hasta Mar del Plata), los parques Independencia –con su majestuosa portada de acceso– y el Lítico La Movediza, el Lago de la Fuente y el icónico Cristo de las Sierras. Son lugares emblemáticos e imperdibles que en verano pueden disfrutarse a pleno. Para los más chicos, un dato insoslayable: el Parque del Origen. Inaugurado en 2017, tiene 4 réplicas de metal de dinosaurios a escala real, además de juegos recreativos y un dique que contiene las aguas del ramal H del sistema hidrológico de Tandil.

Las especialidades culinarias. Los emprendedores que fabrican salamines, quesos, dulces y alfajores transformaron la economía de Tandil.

La época estival también permite disfrutar de una cantidad importante de recitales al aire libre. Ciudad eminentemente cultural, en su agenda conviven importantes museos (el Tradicionalista del Fuerte, el Municipal de Bellas Artes, el de Arte Religioso y el de Ciencias Naturales), teatro independiente y festivales de cine. En lo gastronómico se destacan una enorme cantidad de bares –fenómeno en expansión que en verano muestra su época de esplendor–, foodtrucks y aquello por lo que Tandil es (también) famosa: productos regionales (salamines, fiambres, quesos, dulces y alfajores) que están entre lo mejor del país en la materia.