Viernes 30 de Octubre de 2020

Por Dr. Ricardo Lingua

Especialista en clínica estética MN 91363

CONSECUENCIA NATURAL DEL PASO DEL TIEMPO, LAS ARRUGAS DEL ROSTRO SON UNA PREOCUPACIÓN DE HOMBRES Y MUJERES POR IGUAL. HOY ELLOS DISPONEN DE UNA VARIEDAD DE OPCIONES PARA COMBATIR LAS LÍNEAS DE EXPRESIÓN EN ROSTRO Y CUELLO. AQUÍ, LOS CONSEJOS DE UN ESPECIALISTA.

Uno de los grandes problemas de la piel masculina es que al ser, por lo general, mixta, presenta poros dilatados e inestéticos en el dorso de la nariz y sobre los pómulos (región malar). Esto puede resolverse con una rutina que alterne dos tratamientos: uno de abrasión con Diamond Tip (r), que afina las capas superficiales de la dermis, empareja el tono y estimula la formación de nuevas fibras elásticas, y otro de aplicación tópica de pools de alfahidroxiácidos en baja concentración (que pueden ser utilizados aun en los meses cálidos). Se completa con un gel descongestivo vegetal.

LA EPIDERMIS MASCULINA ES MÁS FIRME QUE LA FEMENINA. SUS LÍNEAS DE EXPRESIÓN SUELEN APARECER RECIÉN DESPUÉS DE LOS 35 AÑOS.

Otro de los grandes temas que se convierte en una preocupación estética central para los hombres a partir de los 40 son las llamadas “líneas de expresión”, entendiéndose por tales aquellas que aparecen a los costados de los ojos, en la glabela (entrecejo) y en la frente. La solución más popular es la aplicación de toxina botulínica, que produce una profunda relajación de la musculatura de la zona.

Quienes no son proclives a soluciones drásticas, tienen como alternativa la aplicación por vía mesoterápica de argireline (r), que puede aportar un resultado similar pero con mayor naturalidad. Se requieren al menos cuatro sesiones. Este producto también puede aplicarse por vía tópica, en forma de cremas o geles, pero con resultados inferiores.

Finalmente y en todos los casos, la hidratación matutina con una crema ligera con factor 15 es indispensable.