Miércoles 28 de Octubre de 2020

800 KILÓMETROS POR LA TRAZA DE LA RUTA PROVINCIAL 43 ENTRE PAISAJES LEGENDARIOS. DE LA CORDILLERA HASTA EL MAR, UN CIRCUITO QUE ATRAVIESA EL NORTE SANTACRUCEÑO Y REVELA TODA LA BELLEZA DE LA ESTEPA PATAGÓNICA.

Las localidades de la zona norte de la provincia de Santa Cruz, siempre atrajeron a los viajeros de todo el mundo y ahora lo harán mucho más. Sus horizontes infinitos tallados por ráfagas tan antiguas como la tierra misma se integraron en un mismo circuito, una iniciativa proyectada para consolidar y coordinar acciones de promoción y desarrollo que fortalezcan la actividad turística de lo que ya se conoce como “El corredor del viento”. El primer punto de esta Ruta Azul que corre junto al mar por la traza de la RN 3, son los majestuosos acantilados de Caleta Olivia. A 78 kilómetros de Comodoro Rivadavia, Chubut, un monumento al trabajador petrolero custodia lo que prácticamente es puerta de entrada a la provincia de Santa Cruz. El Gorosito, además, anuncia que estamos en tierra de oro negro, historia que está bellamente contada entre el Parque Temático 26 de Junio, el pozo O 12 y el Centro Cultural Cacho Camino. Imposible dejar el lugar sin ver la reserva natural que aloja la caleta que le da nombre. Entonces sí, de nuevo a la ruta. En una hora llegamos primero a Fitz Roy y luego a Jaramillo, donde además del antiguo casco, hay que visitar el Parque Nacional Bosques Petrificados de Jaramillo y pasar una tarde en las playas de Bahía Mazaredo. Nacidas con el trazado ferroviario, estas localidades fueron escenario de las huelgas de 1921 (narradas en el libro de Osvaldo Bayer, La Patagonia rebelde, con célebre adaptación al cine protagonizadas por Héctor Alterio).EL PRIMER PUNTO DE ESTA RUTA AZUL QUE CORRE JUNTO AL MAR, ES CALETA OLIVIA.

En esa línea, Gobernador Gregores, otra posta ineludible en este periplo, alberga el trágico Cañadón de los Muertos. La ciudad que es sede administrativa del Parque Nacional Perito Moreno también invita a conocer rincones de fastuosa belleza como el Cerro Ventana, el Lago Cardiel y el Mirador del Valle. Al noroeste de la provincia, Lago Posadas alberga la famosa Cueva de las Manos con pinturas de más de 9000 años de antigüedad (también se puede ir desde Perito Moreno, en la intersección de las rutas provinciales 43 y 45 y la ruta Nacional 40) y el Parque Nacional Perito Moreno, uno de los paisajes más impactantes de la Patagonia. Además, sus truchas arcoiris, truchas marrones, salmones, percas y pejerreyes hacen de la localidad un atractivo spot de pesca deportiva. El recorrido continúa por Las Heras, un típico pueblo patagónico que nació y creció con el ferrocarril a principios del siglo pasado. Casi al límite con Chile, Los Antiguos seduce a los amantes del agroturismo con sus chacras de frutos finos (es sede de la Fiesta Nacional de la Cereza). También habrá que recorrer su costanera y visitar el Monte Zeballos. La ciudad de Pico Truncado propone su propio circuito turístico: Ruta MARA (Museo Arqueológico Regional Austral), cuyo camino principal es la Ruta Provincial 12. Un interesante recorrido de tres kilómetros a través de los patrimonios arqueológicos, paleontológicos y geológicos que forman parte del denominado Macizo del Deseado. También se puede ir a conocer el Parque Eólico Jorge Romanutti, que funciona desde 1995 y genera el 50% del total de la energía que consume la ciudad.EL DE JARAMILLO ES UNO DE LOS MEJORES EXPONENTES DE BOSQUES PETRIFICADOS EN NUESTRO PAÍS.Nuestro viaje termina con la asombrosa biodiversidad de Puerto Deseado, ciudad-puerto ubicada en la margen norte de la ría Deseado, un accidente geográfico donde el océano se sumerge dentro del continente durante 42 kilómetros desplegando en su trayecto gran riqueza de fauna marina. Por supuesto las excursiones son muchas y variadas, pero manda Isla Pingüino, donde conviven el pingüino de penacho amarillo, una colonia de pingüinos de Magallanes y otra de lobos marinos que rodean al faro centenario de la isla que, aun en ruinas, completa la perfecta postal patagónica.