miércoles, agosto 10, 2022
miércoles, agosto 10, 2022

Sabores que sorprenden: guacamole, marea verde

Les presentamos una de las salsas más emblemáticas, que si bien proviene de México, se disfruta en todo el mundo.


Todo comenzó con la palta y la imaginación de los aztecas. Su nombre tiene origen en la voz náhuatl “Ahuacamolli”, que es la unión de las palabras “ahuacatl” (aguacate, otra de las denominaciones con las que se conoce a la palta) y “molli” (mole o salsa). La mitología dice que el dios tolteca Quetzalcoatl ofreció esta receta a su pueblo y que luego fue difundida por todos los países de Mesoamérica.

A Europa llegó mucho tiempo después y, como es de imaginar, de manos de los conquistadores. No hay complejidades en su elaboración: pocos productos y manipulación mínima. El secreto está en el equilibrio para combinarlos y en su condimento. Pero hay recetas por doquier, todas con mínimas variaciones. Aquí, una que porta el principio de autoridad que supone su origen: México.

RECETA

PARA 4 PERSONAS

2 paltas maduras
1 tomate
100 g de cebolla
1 chile jalapeño (opcional)
20 hojas de cilantro fresco
1 limón
Sal y pimienta

PREPARACIÓN

1.Picar la cebolla en brunoise fina. Hacer lo mismo con el chile jalapeño, en caso de utilizarlo.

2.Sumergir el tomate en agua hirviendo durante 30 segundos y enseguida llevarlo a un recipiente con agua y hielo para cortar la cocción. Luego pelar, cortar por la mitad, retirar las semillas y cortarlo en dados pequeños.

3.Lavar el cilantro y separar las hojas de los tallos. Picarlas finamente cuidando no machacar el producto.

4.Cortar el limón por la mitad y exprimir el jugo de una de sus mitades. Reservar la otra mitad para otra elaboración.

5.Cortar las paltas por la mitad y sacarles los carozos. Retirar la pulpa, introducirla en un recipiente amplio y machacar con un tenedor.

6.Agregar la cebolla, el chile, el tomate, el cilantro y el jugo de limón restante. Salpimentar a gusto. Servir acompañado de nachos o tostaditas.

NOTAS RELACIONADAS