sábado, mayo 28, 2022

Rutas Argentinas – Lago en el cielo

La Ruta Nacional 234 recorre 112 kilómetros a través de un paisaje de ensueño, rodeado de montañas, bosques y cientos de vertientes de agua cristalina. 


El camino que une Villa La Angostura con San Martín de Los Andes es conocido como la Ruta de los 7 Lagos. A lo largo de las cuatro horas que dura el viaje, los aventureros se sorprenderán con la belleza y la magia que está presente en cada rincón del paisaje. 

El tramo se desprende de la Ruta Nacional 40 y es un camino de montaña que atraviesa  inigualables escenarios naturales conformados por los lagos Espejo, Correntoso, Escondido, Villarino, Falkner, Machónico y Nahuel Huapi.

Lago Espejo

Partiendo desde Villa La Angostura, a tan sólo 12 kilómetros de la ciudad, se encuentra la primera parada conocida como Lago Espejo. Su nombre se debe a las aguas cristalinas que reflejan los montes, el cielo y los bosques que lo rodean. Las mismas provienen del deshielo de las montañas que, a través de los arroyos, desembocan en él. La experiencia se completa con la amplia playa de arena blanca y el mirador desde donde se disfruta una espectacular vista a todo el predio. 

Lago Correntoso

Con gran cantidad de bahías escondidas y playas, este lago es uno de los más grandes del circuito. El espejo que forma, de un color verde-azulado, está enmarcado en una cadena montañosa de belleza única. Desde allí, se puede tomar un desvío que llega al Lago Espejo Chico, el cual posee un mirador, senderos y preciosas playas para pasar una tarde increíble.

Lago Escondido

Cinco kilómetros más adelante se encuentra Lago Escondido. El pequeño paisaje de color verde esmeralda se logra divisar solo cuando el camino baja en medio del bosque. Gracias a que genera la ilusión de estar “escondido” entre los árboles, se convirtió en uno de los preferidos de la ruta.

Foto: Turismo Neuquén.

Lago Hermoso

Este paraje forma parte del Parque Nacional Lanín. Para llegar hay que desviarse dos kilómetros de la ruta principal, a través de un camino de ripio que permitirá admirar el paisaje en detalle. Allí es posible bajar a la playa, acampar y vivir la experiencia de pasar algunas noches en un refugio en la montaña.

Foto: Turismo Neuquén.

Lago Villarino y Falkner

A mitad del circuito encontrarán dos lagos: el Villarino al oeste y el Falkner al este, los cuales están unidos por un arroyo y separados por un istmo. El primero de ellos está ubicado en el departamento de Lácar, en Neuquén. Se encuentra rodeado por cordones montañosos y playas que conectan con los bosques de arrayanes, coihue y lenga. Está permitido acampar y pasar la noche, o bien pueden alojarse en la hostería de nombre homónimo.

Por otro lado, el lago Falkner se encuentra dentro del Parque Nacional Nahuel Huapi. Es un paraje tranquilo, rodeado de naturaleza pura y extensas playas de arena. En sus inmediaciones hay un camping donde pueden hospedarse o utilizar los servicios durante el día. A pesar que el cerro Falkner es el defensor de sus aguas, hacia el sur se puede ver el cerro Buque, donde el avistaje de cóndores es la actividad principal. 

Foto: Turismo Neuquén.

Lago Machónico

Saliendo desde San Martín de los Andes, luego de hacer 30 kilómetros, se descubre un lago de color azul intenso, que aparece a un lado de la ruta. No es posible bajar a su costa, pero sí disfrutar desde el increíble balcón natural que funciona como mirador panorámico.

Foto: Turismo Neuquén.

Lago Nahuel Huapi

Sus aguas son de origen glaciar y se sitúan a una altitud de 700 metros sobre el nivel del mar. Se destaca por su profundidad y sus siete brazos: Campanario, de la Tristeza, Blest, Machete, del Rincón, Última Esperanza y Huemul. Sus islas, su historia, la leyenda de Nahuelito y el paisaje imponente que lo rodea, lo convierten en uno de los lugares más atractivos de la Patagonia.

Artículo anteriorLa Noche del Turismo
Artículo siguienteLa vuelta al mundo

NOTAS RELACIONADAS