sábado, mayo 28, 2022

Rutas Argentinas – La tierra del Malbec

Este camino nos adentra en el corazón del territorio mendocino, donde los aromas y sabores de la gastronomía local se conjugan en perfecta armonía con los destacados vinos de altura. 


La provincia de Mendoza es productora del 70% de los vinos de nuestro país y autora del “mejor Malbec del mundo”, según afirman sus habitantes. Y están en lo correcto. Esta cepa fue traída desde Francia durante el siglo XIX y se convirtió en la marca registrada de la bebida argentina. La Ruta del Vino se divide en cuatro regiones: Norte, Sur, Este y Valle de Uco. 

En el Norte se encuentra la primera zona compuesta por los departamentos de Guaymallén, Godoy Cruz, Maipú y Luján de Cuyo, los cuales guardan en sus tierras una gran cantidad de bodegas tradicionales que son realmente imperdibles.

Maipú es conocida como la cuna del vino, esto es gracias a que allí se encontraron las primeras vides del país. Mientras que Luján de Cuyo es denominada como la tierra del Malbec por su calidad excepcional Ambas ciudades poseen una arraigada identidad histórica relacionada a los inmigrantes, quienes dieron origen a las bases de la vitivinicultura nacional. 

Entre sus bodegas y olivares pueden disfrutarse paseos entre viñas, adentrarse en la cultura y participar de podas, cosechas y degustaciones dirigidas por los mejores sommeliers de la región. Además, para los aventureros que buscan conectar con las expresiones artísticas y culturales, están las opciones de visitar el Museo Nacional del Vino y la Vendimia en Maipú o recorrer el paseo de artesanos en la Plaza de Chacras de Coria, donde reconocidos artistas y productores locales exponen sus creaciones.

Por otro lado se encuentra zona Sur que deleita a los viajeros con majestuosos paisajes que los alejan de la ciudad dando paso a la tranquilidad de los valles. Sus bodegas de larga tradición se caracterizan por dar vida al Bonarda y al Chardonnay, tanto que sus departamentos -San Rafael, General Alvear y Malargüe- enseñan los contrastes de la naturaleza, el bagaje cultural e histórico de las memorias pehuenches, leyendas milenarias y hacedores del vino.

En el Este se destacan las cepas blancas, que dan resultado a vinos frescos y frutados. Las fincas, chacras y viñedos se encuentran entre San Martín, Junín, Rivadavia, Santa Rosa y La Paz, departamentos ideales para disfrutar del paisaje característico de esta zona.

Para finalizar el trayecto, Valle de Uco -conformado por San Carlos, Tunuyán y Tupungato- que se ha convertido en el ícono del vino argentino gracias a su amplitud térmica diaria de 15 grados y terruños al pie de la Cordillera de los Andes, lo cual provoca que se obtengan excelentes varietales. Además, se destaca por la producción de sidras, jugos, conservas y esencias. Sin embargo, la atracción no sería la misma sin la gastronomía gourmet que marida con vinos consagrados, alojamientos temáticos inolvidables y emprendimientos artesanales que ofrecen los mejores productos regionales. 

Los ríos son los protagonistas del riego y los que animan a los cultivos de viñedos y frutales, alentando el Camino del Vino, para que se destaquen aún más las reconocidas bodegas mendocinas.

NOTAS RELACIONADAS