Sábado 24 de Octubre de 2020

Autor: Richard Lingua


He dado largos paseos por allí cuando era estudiante. Creo que su encanto, diferente al de los otros sitios que la rodean, es ser poco conocida en relación a ellos. No tiene la pompa de Villa Nougués, ahí muy cerca; ni la popularidad de Tafí del Valle, un poco más alejada y desértica. 

Raco, de ella hablamos, es una muy verde villa de descanso para habitantes de la ciudad de Tucumán, a sólo 55 kilómetros subiendo apenas los cerros (se encuentra a una altura de 1100 metros sobre el nivel del mar).

El escenario es bucólico: la rodean suaves ondulaciones del terreno, el arroyo Raco y el Río Siambón. Desde la primavera hasta el otoño el lugar luce exuberante de vegetación y muy florido. 

Las casonas que rodean la zona son de gran belleza arquitectónica, de mediados del siglo XX en su mayoría, y las más modernas respetan la elegante discreción del lugar.

La recuerdo siempre soleada, tapizada de hortensias y teñida por el verde oscuro de los pinos y algunos ceibos.

Caminar por estos senderos que forman un gran parque es un momento de soledad que se parece mucho a la meditación. 

Apenas separado de Raco, pero formando un único conjunto en cuanto a belleza y paisaje se encuentra El Siambón, mi lugar predilecto porque allí se levanta a orillas del río el Monasterio de los Monjes Benedictinos, un mojón arquitectónico de madera y piedra, construido en los años ’50 y en cuyo interior todo es luz y ascetismo. Solamente tres figuras religiosas pintadas sobre la pared de atrás. 

Lo habitan ocho monjes, y es una tradición proveerse en este lugar de miel y jalea real.

El lugar era el favorito de Atahualpa Yupanqui. No puedo agregar un elogio mayor.


¿Te gustaría vivir la misma experiencia que nuestro viajero? Conoce un poco más sobre esta maravillosa localidad. Ingresa AQUÍ y descubrí todos los secretos de Raco.