Miércoles 28 de Octubre de 2020

ESTA TERAPIA ALTERNATIVA ES RECOMENDADA EN TODO EL MUNDO PARA EL TRATAMIENTO DE SÍNTOMAS DE ESTRÉS Y DOLORES CRÓNICOS. SON MASAJES QUE APLICAN PRESIÓN EN PIES, MANOS, CARA Y OREJAS Y SIEMPRE DEBEN COMBINARSE CON LA CONSULTA MÉDICA.

Qué tienen que ver los pies con los intestinos? ¡Mucho! Al menos eso aseguran quienes creen en la reflexología. Esta terapia alternativa está basada en la existencia de puntos reflejos en diferentes partes del cuerpo, que corresponden a los órganos y glándulas del cuerpo. Así, de manera natural y mediante masajes en esos puntos estratégicos, se logra la mejora de enfermedades y síntomas.
Los órganos y estos puntos están conectados a través de canales de energía que pueden estar obstruidos. Es entonces cuando un reflexólogo, mediante presiones y movimientos sistemáticos realizados generalmente con los dedos, producirá una respuesta refleja en los órganos que no están funcionando bien.
Según los especialistas, como resultado de estos masajes en las redes reflejas y energéticas se genera una suerte de “reseteo” del organismo: refluye la circulación sanguínea y la comunicación nerviosa y se logra relajación, disminución del dolor y mejora de los síntomas.
Si bien el origen de la reflexología no está claro y hay testimonios que la ubican tanto en el antiguo Egipcio, en Europa durante la Edad Media como entre los indios cherokee en los Estados Unidos precolombinos, sus principios provienen de los mecanismos de la acupuntura, una antigua técnica china. William Fitzgerald, el médico estadounidense que difundió la reflexología en Occidente a principios del siglo XX, rescató los preceptos chinos de que el cuerpo humano está atravesado, en sentido longitudinal, por diez meridianos, que lo dividen en otras tantas zonas, cada una de ellas ocupada por determinados órganos cuyo “reflejo” se encuentra en los pies, las manos y el rostro.

CÓMO FUNCIONA

La reflexología utiliza mapas de los pies, manos y otras zonas para guiar los movimientos con los que se aplica presión en las áreas específicas, según el síntoma que se quiera tratar. Algunos ejemplos de las conexiones reflejas son: las puntas de los dedos de los pies con la cabeza, el arco del pie con el hígado, el páncreas y los riñones y el talón con la parte baja de la espalda y los intestinos.
En general, quienes hacen tratamientos de reflexología aseguran que uno de los principales beneficios es la relajación, pero también se hallaron beneficios en personas que padecen problemas digestivos como el estreñimiento, desequilibrios hormonales, artritis, estrés, contracturas, cefaleas e insomnio.