martes, junio 28, 2022

Pequeño Unicornio, un mundo de lecturas 

Les traemos una propuesta diferente para celebrar el mes de la infancia. 


Cada tercer domingo de agosto los más pequeños celebran su día. El festejo se lleva adelante en Argentina desde 1960. Sin embargo, en 1956 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) estableció como fecha internacional el 20 de noviembre, pero recomendó que cada país lo celebre cuando considere adecuado. Algunas naciones escogieron el mes de junio, mientras que en la mayoría siguieron lo dispuesto por la Organización.

La intención de la ONU es promover el bienestar de niñas y niños mediante actividades sociales y culturales recreativas, además de generar un espacio de reflexión acerca de sus derechos. Ante ello, en el 2020 el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) cambió el nombre a “Día de las Infancias”, para darle un enfoque con perspectiva de géneros y diversidad. 

Pensando en ellos y en el poder regalarles algo diferente, algo que los llene de conocimientos y que los favorezca en su crecimiento, Anabela Elisa Blanco comenzó a hacer realidad su sueño en medio de la pandemia: abrió su propia librería para niños a la que llamó Pequeño Unicornio.

En un comienzo su negocio se basaba en vender ropa de chicos importada, pero su verdadera pasión eran los libros. Anita cuenta que fue muy difícil iniciar su emprendimiento debido al contexto que estaba atravesando el mundo entero, tuvo que adaptar sus horarios, acostumbrarse a ser su propia jefa y combinar el rol de mujer emprendedora con su trabajo de mamá.

“Tenía a los tres chicos en casa que no iban al colegio y mi marido estaba trabajando home office. Fue mucho esfuerzo y perseverancia que tuvimos que hacer para estar donde estamos. Todo tiene su sacrificio y después llegan las recompensas”, contó la dueña de la librería. 

¿Qué tipos de libros ofrecen?

Ofrecemos libros para chicos desde recién nacidos hasta 10 años aproximadamente. La idea es que los textos que vendamos dejen un mensaje que ayude a los niños, ya sea a identificar sus emociones o a transitar ciertas problemáticas. Además, tenemos historias de aventura, graciosas, libros con texturas, sonidos y mecanismo. Hay una gran variedad. 

¿Cómo nació tu amor por los libros?

Mi amor por los libros nació hace muchísimo tiempo con mi carrera frustrada de profesora de literatura. Cuando estaba con el tema de la ropa tenía muchas ganas de sumar libros pero sentía que me faltaba algo, que necesitaba más preparación, no me quería lanzar así nomás. La pandemia me obligó a cambiar y a comenzar con este sueño. Todo se fue dando genial y me di cuenta que solo necesitaba las ganas y el amor. 

¿Qué es lo que los diferencia de las demás librerías para niños?

Lo que nos diferencia del resto es que fuimos una librería virtual por casi un año. Durante todo ese periodo necesité acercarme a mi comunidad para que me conozcan y confíen en mí. Esa etapa estuvo buena porque se encariñaron con mis productos y en la actualidad los vuelven a elegir.  

Si tuvieses que describir tu emprendimiento en tres palabras ¿Cuáles serían? 

Tres palabras para describir mi emprendimiento serían: mucho amor, perseverancia y sacrificio.

¿Cómo fue pasar de vender online a tener tu propio local?

Fue fácil. Al principio vendíamos todo por web y ya teníamos un montón de clientes. Necesitábamos generar ventas diarias y para ello era necesario nuestro propio local. Además queríamos tener un espacio donde la gente pueda venir a ver los libros y a conocernos. De todas formas, seguimos con la venta online y poniéndole todo el amor al local, para que el público pueda venir a conocer lo que ofrecemos. 

¿Cómo son las instalaciones? ¿Los niños pueden leer allí?

En la tienda tenemos un pequeño sector donde pusimos una carpa, una alfombra y unos libros para que los chicos puedan venir a usarlos, sentarse a leer y elegir sus propios cuentos.

Al principio nos contaste que emprender durante la pandemia no fue sencillo ¿Cómo sobrellevaron la situación? 

Emprender en pandemia fue difícil. En nuestro caso, hicimos una transición de vender ropa a vender libros y no me arrepiento para nada, fue la mejor decisión del mundo apostar a esto. Fue complicado y lo sigue siendo, pero tiene sus frutos. Estoy muy feliz. 

¿Cómo se adaptaron a las nuevas medidas a causa del covid-19?

Los primeros meses fueron de mucha incertidumbre, de no saber qué hacer. Teníamos que invertir mucha plata, los libros son caros. Necesitas mucho dinero porque hay una gran variedad de productos para comprar, siempre salen nuevos y uno quiere tener opciones para ofrecer. Con el apoyo de mi marido, que siempre me alentó a que siguiera y me apoya en la parte web con las ilustraciones, fue que logré llevar a cabo mi sueño. Sin él no hubiera podido. 

¿Cuáles son los protocolos dentro del establecimiento?

En el local las medidas que tomamos son: entran de a dos personas, tenemos un dispenser de alcohol y siempre deben utilizar el tapaboca.

¿Qué libros crees que son los mejores para que los padres les lean a sus hijos?

Depende mucho del niño el tipo de libro que le puede gustar, no hay algún libro en especifico que te pueda recomendar. Ahora está en auge lo que son los libros sobre las emociones, lo cual está buenísimo porque cuando nosotros éramos chicos no había. Todos los padres deberían tener un libro de estos en su biblioteca. 

Y para los chicos que recién empiezan a leer ¿Tenes algún libro para recomendar? 

Para los chicos que recién empiezan a leer tenemos un montón de libros en imprenta mayúscula que son bastantes cortos. Esos son esenciales para la lectura. 

¿Cuál es el libro que más compran?

Los libros que más se venden son “La Calma del León”, “Te quiero siempre” y “El día que mamá se transformó en dragón”. 

¿Qué clase de historias son las favoritas de los pequeños?

Por ahora los preferidos son los cuentos del lobo, que son de aventura y graciosos. Están de moda y les encanta. En el local tenemos un lobo gigante que nos mandó la editorial para que los chicos vengan a la tienda a sacarse fotos. 

¿Por qué crees que es importante que los niños lean?

Creo que es importante que los niños lean porque los hace fuertes, los hace poderosos e inteligentes. Es un hábito que todos los pequeños deberían incorporar en su vida. 


Descubrí todos los productos aquí

NOTAS RELACIONADAS