Miércoles 21 de Octubre de 2020

Lagos, ríos, arroyos y montañas, dentro de una misma reserva natural, que alberga el paso de la naturaleza a través de los años.


El Parque Nacional Los Alerces fue creado en 1937 para proteger los bosques de alerce. Se encuentra ubicado al oeste de la provincia de Chubut, en la región andina y sobre el límite internacional con la república de Chile. Tiene una superficie de 259.570 hectáreas. El 7 de julio de 2017 la UNESCO lo declaró Sitio de Patrimonio Mundial. 

El clima que presenta oscila entre templado a frío y húmedo. En las zonas bajas la temperatura va desde los 14ºC en verano, con máximas superiores a los 30ºC. En invierno con mínimas de varios grados bajo cero y nevadas habituales en los meses más fríos. 

Debido a estas temperaturas se recomienda visitar el Parque a fines de primavera, verano y principios de otoño. 

En el Parque los turistas pueden disfrutar de una gran cantidad de sendas para recorrer y conocer los paisajes que atesora esta reserva natural. En él se descubren los procesos que sufrió la naturaleza y cómo se regenera, observando la herencia que han dejado los antiguos habitantes de la zona. 

Dentro de Los Alerces se encuentra una cuenca hídrica que conecta varios ríos, lagos y arroyos, los cuales se encuentran rodeados por cordones montañosos con tupidos bosques, dentro de ellos se puede encontrar los representantes más maravillosos de caña coligüe, arrayán, coihue y alerces. 

El más destacado es el alerce o lahuán, presenta en este Parque las formaciones de mayor extensión. Dentro del Brazo Norte del lago Menéndez se encuentra el alerzal más conocido, uno de ellos tiene casi 60 metros de altura y 2600 años de vida. 

El alerce es el ser vivo más antiguo de Argentina y el segundo más longevo en el mundo. 

En el Parque, a su vez, hay una gran variedad de poblaciones animales amenazadas de extinción. Entre los vertebrados se destacan especies de mamíferos como el pudú, el gato huiña y el huemul. También habitan aves, como el pato de los torrentes y la paloma araucana; anfibios como la rana grácil y la rana Batrachyla fitzroya, esta última especie fue descubierta en el lago Menéndez. 

Sin embargo, el huemul es el animal más protegido por la reserva, ya que es un ciervo autóctono en grave peligro de extinción, por lo que en 1966 fue declarado Monumento Natural. Su territorio se ha restringido debido a la caza, la destrucción de hábitat que ocupa y la introducción de ganado doméstico y de especies exóticas. 

Las actividades que se pueden realizar dentro del Parque y los lugares que se pueden conocer son: Lago Rivadavia, Lago Verde, Cerro Alto El Petiso, Río Arrayanes, Laguna Escondida, Villa Futalaufquen, Pinturas Rupestres, Cascada Irigoyen, Cascada Tío Mindo, Cerro Alto El Dedal, Cinco Saltos, Lago Krügger, Mirador Lago Verde, Observatorio de Huemules, La Trochita (tren a vapor), centro invernal de La Hoya, Trevelin y Laguna Rosario.

A su vez, los Alerces cuenta con: 7 campamentos organizados, 9 campamentos agrestes, 7 áreas de acampe libre, 23 cabañas, 5 hosterías, 1 refugio, 3 comedores, 3 proveedurías, 3 kioscos, la ciudad de Esquel y Trevelin. 

Para entrar en contacto con la naturaleza, disfrutar de la tranquilidad del bosque y pasar un día asombro entre el lagos, ríos y montaña, hay que visitar El Parque Nacional Los Alerces, ubicado en la eco-región de los Bosques Patagónicos.