Sábado 31 de Octubre de 2020

EL LITORAL ARGENTINO SE AFIANZA COMO DESTINO DE VACACIONES Y LA CAPITAL ENTRERRIANA GANA SU LUGAR ENTRE LAS FAVORITAS DE LA REGIÓN. HISTORIA Y CULTURA JUNTO AL RÍO.

El Río Paraná es –junto con el Amazonas– uno de los más largos e importantes de Sudamérica y el cuarto más valioso del mundo. A su vera, las calles ondulantes de la ciudad dan cuenta de la presencia inmanente de este “pariente del mar”, según reza la etimología guaraní que bautiza a la capital provincial y a su habitante más visitado. Pero antes de bajar por la barranca hasta la costa, el paseo por el centro estará signado por el glorioso pasado de una localidad que fuera capital nacional entre 1854 y 1861, bajo la presidencia del General Urquiza. Geográfica y simbólicamente, la Plaza 1º de Mayo se impone como punto de partida, pues fue el emplazamiento del primitivo fuerte que dio origen a la ciudad y su estanque era el centro de reunión de los paranaenses del siglo XIX.

Enfrente se destaca la fachada de la Catedral Metropolitana, que conserva los vitrales traídos de Francia, un órgano proveniente de la casa alemana Ibach, la imagen de la Virgen del Rosario (traída de San José del Rincón en el siglo XVII) y la pila donde fue bautizado Ceferino Namuncurá. El colegio Nuestra Señora del Huerto es otro punto ineludible; era el Senado de la Confederación en épocas en que la ciudad era sede del gobierno nacional y los locales apuntan un dato más: allí trabajó como taquígrafo el autor del Martín Fierro, José Hernández. En la esquina de Urquiza y Monte Caseros está el Palacio Municipal, coronado por un campanario de hierro forjado y, doblando por 25 de Mayo, las leoninas cabezas de mármol que decoran el actual Correo Argentino, donde estuvo la residencia de Urquiza. Ahí mismo empieza la peatonal San Martín, el paseo local de compras por excelencia.

AL RÍO
En el desnivel natural que separa la ciudad de la costa, se extiende como un balcón sobre el río el Parque Urquiza. Diseñado por el paisajista francés Carlos Thays, tiene 44 hectáreas de senderos de piedra entre ceibos y jacarandás, escalinatas y fuentes donde se posan teros y jilgueros. La parte baja del parque, que se fusiona con la costanera, y la zona del Thompson reúnen las playas donde cada verano se puede disfrutar de actividades como fútbol playero, voley, handball, rugby, slackline, música en vivo con bandas locales, zumba, yoga, taichi y el clásico torneo de castillos de arena. Pero la agenda de esta temporada tiene dos grandes protagonistas: el campeonato Argentino de Wakeboard, en enero, y la 30a Fiesta Nacional del Mate, en febrero. Como en cada oportunidad, la celebración contará con los shows de artistas de primer nivel, el tradicional concurso de cebadores de mates y la feria gastronómica Sabores del Litoral con comidas típicas de la región con food trucks y cerveza artesanal.

EL PARQUE URQUIZA, DISEÑADO POR CARLOS THAYS, SE EXTIENDE COMO UN BALCÓN SOBRE EL RÍO EN EL DESNIVEL QUE SEPARA LA CIUDAD DE LA COSTA.

Durante el segundo mes del año también tendrá lugar el Campeonato Nacional de Handball Beach con la participación de las campeonas olímpicas, la 1a Fecha del Campeonato Argentino de Powerboard, el Campeonato Nacional y Provincial de Beach Voley y el seven de rugby playero.

EN LA COSTA PARANAENSE SE PUEDE DISFRUTAR DE DEPORTES PLAYEROS, MÚSICA EN VIVO, ZUMBA, YOGA, TAICHI Y EL CLÁSICO TORNEO DE CASTILLOS DE ARENA.

Hacia el sur, en la zona de Paraná Antiguo, están las construcciones de lo que fue el antiguo barrial del Puerto Viejo. Todavía quedan molinos, caleras, posadas y fondas de ese fondeadero que funcionó como puerto de comercio exterior entre 1822 y 1904. También se puede visitar el Club de Pescadores y probar suerte con la caña desde el muelle o contratando alguno de los servicios de embarcado que se ofrecen para ir detrás de los dos amos del Paraná, el surubí y el dorado.

Info:
Más información en: paranaturismo.com.ar
Facebook: Turismo en Paraná