Sábado 31 de Octubre de 2020

TEMÁTICAS; RECIPIENTES, BOMBILLAS Y TERMOS HECHOS CON TECNOLOGÍA DE VANGUARDIA; LIBROS ALUSIVOS, YERBAS PREMIUM Y ESPECIALISTAS COMO LA MISIONERA KARLA JOHAN LE OTORGAN AIRES RENOVADOS A LA INFUSIÓN NACIONAL POR EXCELENCIA.

La infusión nacional, la única que se comparte, la que acompaña bien cualquier momento social, profesional, afectivo, tendrá su gran momento este mes con la exposición Matear, en la Rural, donde se mostrará el aggiornamiento de las prácticas y simbolismos de esta bebida que ya es parte indivisible de la cultura rioplatense. “Un mate bien hecho debería estar equilibrado en lo visual, gustativo y olfativo, y en el final del paladar tener un amargor amable”, sugiere la sommelier de mate Karla Johan, que ya cuenta con su propia yerba de autor (ver recuadro).

Argentina es el mayor productor y consumidor mundial de mate, con un consumo promedio anual de 7 kilos por persona. En los últimos años se dio un incremento de las exportaciones debido a las propuestas innovadoras con yerba mate que se aplican en todo el mundo a la coctelería y la gastronomía. Pero pese a esta mayor difusión internacional, el mate tiene un límite en su crecimiento: difícil para el extranjero desacostumbrado a compartir la bombilla cumplir con ese método que para nosotros es todo un ritual de comunión. De todos modos el sabor texturado y ese amargo intenso es un activo del producto reconocido y valorado en todo el mundo.

Johan, autora de El libro de la yerba mate (Ed. Del Nuevo Extremo), le augura a este cultivo un largo camino en combinación con otras materias primas y sabores. Algo de esta teoría ya puso en práctica con la cerveza de yerba mate que elaboró junto al sommelier de cerveza Martín Boan: una Golden Ale que llamaron Beer Mate y que presentaron el año pasado para el Día Nacional del Mate, que se celebra el 30 de noviembre. Johan sintetiza así su trabajo: “Soy misionera de pura cepa, y es ahí donde mi profesión se relaciona con mis orígenes. Por supuesto que ese aporte fue fundamental para mi desarrollo.
Como sommelier de yerba mate encontré la conexión que hoy por hoy es la marca registrada de mis productos”.

A principios de noviembre, el 9, 10 y 11, todo el sector del mate se va a reunir para mostrar su trabajo en la feria Matear bajo la consigna “Ahora el mate tiene su lugar”. La entrada será gratuita y los eventos, múltiples, desde charlas técnicas sobre la yerba y el cebado, hasta cómo curar un mate y la posibilidad única de tramitar, sin costo, el Documento Nacional Yerbatero (un documento similar al DNI que identifica al portador con la identidad yerbatera). Será además, por supuesto, una oportunidad para que el sector cierre acuerdos y abra negocios.

Este año se destinará el doble de espacio que en la edición anterior para albergar más expositores y público interesado por la infusión nacional. Todo apunta a las celebraciones cumbres del Día de la Tradición, el 10 de noviembre, y el Día Nacional del Mate, el 30.

Tomar mate es una tradición que no envejece y que por el contrario se renueva, con materiales nuevos como la silicona, las bombillas que no se tapan y los termos de aluminio con cámara que mejoran notablemente la conservación del agua caliente.

También se sofisticaron los distintos blends de las yerbas, con una gama de opciones enorme, desde las saborizadas, pasando por las premium y hasta las orgánicas. Todo eso acompañado de un cambio estético que ya no solo remite a lo campero sino también a lo urbano, incluso a lo digital. Se puede decir que la cultura del mate maduró pero sin perder originalidad ni frescura.

 “UN MATE BIEN HECHO DEBERÍA ESTAR EQUILIBRADO EN LO VISUAL, GUSTATIVO Y OLFATIVO, Y EN EL FINAL DEL PALADAR TENER UN AMARGOR AMABLE”, DICE LA SOMMELIER DE MATE KARLA JOHAN.

PARA PALADARES EXIGENTES

Yerba mate sapecada por agua, con palo, es la propuesta diseñada por la sommelier de mate Karla Johan para los materos exigentes. El sapecado por agua consiste en sumergir en forma pareja y uniforme todas las hojas de la yerba mate en agua hirviendo durante un tiempo determinado. Esta exposición pareja y constante a un calor controlado garantiza mayor calidad y sabor. “Esta edición limitada posee un sistema de secanza único en el mundo que logra una yerba mate nueva y natural. Este producto representa la esencia de mi tierra colorada, que me vio nacer y amar mi profesión. Espero lo disfruten y compartan”, invita Karla.