Martes 27 de Octubre de 2020

EL CANTANTE MEXICANO ACTUARÁ EN LA ARGENTINA DESPUÉS DE TRES AÑOS Y MEDIO DE AUSENCIA. CON EL FUROR QUE PRODUJO LA SERIE BIOGRÁFICA ESTRENADA POR NETFLIX EN 2018 AÚN LATENTE, LUISMI VUELVE AL PAÍS PARA PRESENTAR ¡MÉXICO POR SIEMPRE!, SU ÚLTIMO DISCO.

Como si el éxito de la serie biográfica que emitió Netflix en 2018 hubiese requerido de un último empujón para levantar su alicaída carrera, Luis Miguel acaba de ganar un Grammy. Se lo dieron por su último álbum, ¡México por siempre!, acabando así con 14 años de sequía. El dato, que hubiera sido irrelevante en los tiempos en que la inmaculada sonrisa del Sol de México empapelaba las habitaciones de los fans y su voz privilegiada les devolvía el brillo a viejos boleros, habla de una industria que tomó nota del renacimiento y acompañó su vuelta a los primeros planos de la consideración pública. Luis Miguel, la serie, operó un trabajo de pinzas: mientras en forma de culebrón clásico entregaba al público aquello que había sido celosamente guardado (nada menos que la vida de un artista que envolvió su intimidad en el más absoluto de los misterios), por otro lado machacaba con una playlist imbatible cuyo pulso seguía latiendo en los corazones de los fanáticos, aunque estuviera ya lejos de las nuevas audiencias. Bingo. El resto fue sentarse a contar los dividendos: en una misma maniobra todo el mundo cantando la resucitada “Culpable o no” y preguntándose si Luisito Rey, padre de Micky (otra cosa que descubrió la serie: el sobrenombre del astro en la intimidad de la familia), sería el verdadero responsable (por acción u omisión) de la desaparición de la abnegada Marcela Basteri, madre de Luismi y de sus hermanos, Alex y Sergio. “Durante décadas muchas personas han hablado de mi vida, pero ha llegado el momento de que mi verdad salga a la luz”. Que fuera la voz del propio Luis Miguel la que acompañaba el primer adelanto que Netflix mostró de la serie, era un sello de legitimidad que luego él mismo refrendó al conocer a Diego Boneta –el actor que lo interpreta en la adultez– moviéndose en el set.

“ESTE SOY YO”, DIJO LUIS MIGUEL AL VER ALGUNAS ESCENAS DE DIEGO BONETA, EL ACTOR QUE LO PERSONIFICA EN LA SERIE.

Boneta relató el encuentro y la reacción de Luismi: “Después de la primera vez que él me vio interpretando el personaje, me dijo que si no tenía más escenas para enseñarle. Le enseñé partes del video en mi teléfono. Lo tomó y me dijo ‘este soy yo, este soy yo’ y nos abrazamos y tuvimos un momento muy especial”. La serie se estrenó el 22 de abril de 2018 y mientras transcurrió su emisión (fueron 13 capítulos, que Netflix puso a disposición de los usuarios de manera semanal) se fue transformando en un fenómeno por fuera de la plataforma streaming, con números asombrosos que se desarrollaron sobre todo entre la fecha del debut y el 15 de julio, cuando la temporada llegó a su fin. Así fue que aumentó un 600% la búsqueda del artista en Google y las reproducciones de su música en Spotify se incrementaron 152% en promedio diario: de alcanzar cuatro millones entre marzo y abril se registraron 6.3 millones al cierre de julio. Por dar otro dato que impresiona, en un solo día las reproducciones de la citada “Culpable o no” aumentaron un 4000%.

EL COMIENZO DE LA GIRA LATINOAMERICANA FUE EN CHILE. LUEGO LE SIGUIÓ CÓRDOBA. AHORA ES EL TURNO DE BUENOS AIRES.


Este es el hombre que vuelve a la Argentina (en febrero tocó en Córdoba y el 1 y 2 de este mes lo hará en el Campo Argentino de Polo porteño) en el marco de la gira de presentación de ¡México por siempre!: el que vio resucitar su carrera y se dio a conocer a los millennials gracias a una serie por la que además recibió 5 millones de dólares. El mismo que a los casi 49 años y subido a un pasado de gloria a menudo reñido con un presente más peliagudo (se dice que está en bancarrota, que cancela conciertos como si nada; hasta fue acusado de fraude) sigue adelante. Y sigue siendo el rey.