Martes 20 de Octubre de 2020

NO HACE MUCHO, FUE LA CHICA DEL MOMENTO Y DEJÓ CASI TODO PARA HACER TEATRO CON SU PAREJA, NICOLÁS CABRÉ. LUEGO DE UN AÑO DE ÉXITO Y ANTES DE LLEVAR LA OBRA A MAR DEL PLATA, VUELVE A LA PANTALLA CHICA CON INCONVIVENCIA, UNA SERIE SOBRE LA RUTINA Y LAS RELACIONES ACTUALES.

Siempre tuve la fantasía de hacer una novela”, dice Laura Fernández, quien a sus 28 años sigue tildando ítems en una lista imaginaria de sueños por cumplir. Alejada de la televisión de aire, su 2019 fue hasta aquí uno de esos años de reposo. Con Departamento de soltero, el clásico de Neil Simon que protagonizó junto a Nicolás Cabré en el Lola Membrives, consiguió seguir trabajando, mantenerse en la consideración del público y ganar experiencia sin la tremenda exposición de la televisión. Todo indicaba que el año iba a terminar así, temporada en Mar del Plata mediante, hasta que llegó la propuesta de protagonizar Inconvivencia con Tomás Fonzi. Un giro inesperado y virtuoso, pues esta miniserie de diez capítulos escrita y dirigida por Mariano Hueter es su primer protagónico televisivo. Cristina Banegas, Luis Machín, Luciano Cáceres, Gastón Soffritti, Iair Said y Marina Bellati completan el elenco de la ficción que va jueves y viernes a las 23.30 por Telefe y aborda una temática absolutamente actual: una pareja en crisis que decide dejar de convivir para salvar la relación. Auspicioso cierre de año para una guerrera que no sabe de reposos.

–¿Cómo fue la experiencia de incursionar en la ficción?

–Algo nuevo para mí. Había hecho algo de ficción en Pol-Ka, pero la mayoría de mis trabajos estaban asociados a la conducción y me convencí de que mi camino iba por ahí, que me gustaba actuar pero en el teatro, no en televisión. Hasta que llegó el libro y sentí que era una oportunidad que no podía dejar pasar, porque la serie tiene otro ritmo, principalmente en la previa. Hay muchas cosas del libro con las que me sentí identificada, cosas que al personaje le pasaron, me pasaron a mí en la vida, y dije: “Uy, es para hacerlo”.

“LA MAYORÍA DE MIS TRABAJOS ESTABAN ASOCIADOS A LA CONDUCCIÓN Y ME CONVENCÍ DE QUE MI CAMINO IBA POR AHÍ, HASTA QUE LLEGÓ INCONVIVENCIA Y SENTÍ QUE ERA UNA OPORTUNIDAD QUE NO PODÍA DEJAR PASAR”–Y el tema parejas es algo que te convoca: Departamento de soltero también trata esa temática.

–Sí, aunque la obra es más “conozco el amor/tengo desamor”, y en Inconvivencia, tengo el amor y me proponen no tenerlo.

–La serie trabaja con una generación más joven.

–Es una pareja de treinta años, donde el ritmo de la vida hace que se cansen más rápido de todo, la intolerancia vuela por los aires y todo comienza a estar mal. Me pasa a mí que, estando tan acelerada, con el solo hecho de vivir todo se intenta resolver más rápido.

“ESTE AÑO ME ENCONTRÉ ELIGIENDO, TENIENDO LA POSIBILIDAD DE HACER COSAS PUNTUALES, ME PERMITIÓ ENCONTRAR OTRA PAZ, Y ELEGIR QUÉ PROYECTOS ENCARAR”

–¿Estás más tranquila?

–Ahora sí, pero ahora. Me pasaba de estar todo el tiempo corriendo, queriendo que todo se resuelva rápido, y eso cambia el temperamento. Este año me encontré eligiendo, teniendo la posibilidad de hacer cosas puntuales, me permitió encontrar otra paz, y elegir qué proyectos encarar.

–¿Qué te da la televisión de ficción frente a otros soportes?

–Conduciendo es el vivo, o el falso vivo, es la adrenalina de empezar a hacer, llevar la situación y salir, bailando también, adrenalina dos, tres horas y ya. En Inconvivencia es otro tiempo, nadie te corre, y eso es nuevo para mí, me encanta, lo otro también, y me hace acordar al teatro, donde llego dos horas antes, con tiempo, a hacer la previa y el post, tranquila. A la hora de elegir el proyecto me gustó que la serie es algo importante, me sentí halagada de que el director pensara en mí, porque además hacer una serie queda en el tiempo, es un flash, me encanta.

–¿Cine?

–Me encantaría. Mi primer trabajo fue una escenita en Igualita a mí, de Diego Kaplan con Adrián Suar y Florencia Bertotti. Me dijeron que había un casting de publicidad, que no lo era, quedé, me citaron y me acuerdo mucho que era similar a esto de Inconvivencia y me dejó las ganas de hacer cine. Me gusta mucho ver cine en el cine, en tele miro más series.