miércoles, agosto 10, 2022
miércoles, agosto 10, 2022

Junín de los Andes, la ciudad que enamora

Junín de los Andes invita a disfrutar de la temporada de invierno con un menú de opciones y actividades turísticas “a la carta” y para todos los gustos.


Para los que aman el contacto con la nieve y la naturaleza del sur neuquino, la localidad tiene preparado una amplia oferta de propuestas. La idea fue propuesta por La Cámara de Comercio, Turismo y Afines, está dirigida para quienes quieran darse el tiempo de conocer en profundidad la gastronomía local mientras se descubren paisajes increíbles.  

Además, todos los servicios ya están habilitados. Los hoteleros se encuentran listos para ofrecerles alternativas, con protocolos sanitarios, cuidados y buenos precios.

Las propuestas y actividades son muy variadas. Los turistas pueden hacer desde paseos pedestres urbanos y suburbanos, los cuales permiten al visitante desentrañar los orígenes y devenir del pueblo más antiguo de la provincia, dándole sentido a su fisonomía actual, en una entretenida caminata de la mano de guías profesionales. Es ideal para los que aman disfrutar de la paz y mirar conscientemente el paisaje, la fauna y vegetación del lugar.

Para los aficionados de la pesca, Junín de los Andes se encuentra a menos de una hora de ambientes que se mantienen abiertos todo el año. Lógicamente, el clima determinará la posibilidad de disfrutar de esta opción. Mientras tanto, nuestros guías locales asegurarán una pesca espléndida. Están listos para recibir consultas y compartir secretos.

Luego, un paseo entre el Huechulafquen, el Paimún y el Epulafquen, ofrece una sucesión de expresiones naturales y artísticas de la Patagonia Andina, que bien podrían erigirse en un completo catálogo: volcanes, escoriales, bosque de bonsáis, acantilados, cascadas, playas de arena negra y hasta una capilla exquisita.

De estilo ecléctico, la capilla ofrece desde una cúpula cebolla de cobre hasta un altar esculpido en una sola pieza de madera nativa, vitrales y numerosas piezas de arte en su interior. La misma está dedicada a María Auxiliadora de Paimún.

La cara norte de la base del Volcán Lanín, en el área Tromen del Parque Nacional del mismo nombre, permite a visitantes y lugareños disfrutar de la nieve en un entorno cien por ciento natural. Allí no hay medios de elevación. Un buen calzado impermeable y una muda de ropa para cambiarse son suficientes para la nieve. Un hermoso sendero por el bosque, de dificultad menor, permite llegar caminando hasta la misma base del coloso de la Cordillera neuquina para tirarse en trineos, hacer una guerra de nieve o simplemente caminar y admirar el paisaje espectacular.

En este caso conviene siempre anunciarse con el guardaparque del sitio para mayor tranquilidad. En estos lugares, las raquetas de nieve son “lo más” y pueden alquilarse en el pueblo a valores razonables.

Este bosque, al igual que varios otros de la región, es el hogar permanente de los famosos pájaros carpinteros gigantes de copete rojo. Si bien no se ven permanentemente, la probabilidad de verlos y/o escucharlos es bastante alta, sobre todo si se camina sin hacer mucho ruido. De hecho, no son huidizos sino por el contrario, a veces están taladrando un tronco en busca de comida y no se inmutan por el paso del caminante. Si uno camina en relativo silencio, el sonido característico de las aves, ayuda a localizarlos fácilmente. Los numerosos huecos en los árboles dan cuenta de la vitalidad y permanencia de ellos en este sector.

Como verá, la lista de opciones es interminable, por eso en esta temporada invitamos a “Junín de los Andes a la carta“, para que cada uno arme su propio menú.


Más información: http://neuquentur.gob.ar/es/

NOTAS RELACIONADAS