Sábado 31 de Octubre de 2020

Un lugar lleno de tradición, cultura y naturaleza.


Jujuy presenta una gran oferta turística para que disfrutes en familia o con amigos. Aquellos que decidan visitar esta hermosa ciudad de Argentina, estarán rodeados de la Madre Tierra o de la Pachamama, como la llaman los lugareños.

Es una provincia que te permite conocer varios lugares sin tener la necesidad de recorrer grandes distancias. En Jujuy encontrás lagos, salares, cerros, desiertos y selvas. 

Debido a sus características ecológicas y diferentes climas, presenta cuatro regiones: Puna, Quebrada, Valles y Yungas, en cada uno de ellas hay temperaturas diferentes y paisajes para disfrutar. 

Los Valles son ideales para visitar en primavera, ya que el clima en esta temporada es confortable para realizar excursiones. El verano es lluvioso, hace mucho calor en el día y a la noche refresca, mientras que el invierno es seco y después de que cae el sol hace frío. Los lugares para conocer son extraordinarios, hay lagunas y diques rodeados de cerros. 

Al visitar Los Valles de Jujuy, los turistas conocen la tradición de los pueblos originarios, la cultura gaucha y el legado de Manuel Belgrano.  

Las Yungas fue declarada por la UNESCO en 2002 como “Reserva de Biósfera”. Presenta la menor de las alturas de las regiones y posee un clima subtropical, cálido y de gran humedad. Las Yungas brinda la posibilidad de conocer una gran extensión de recursos naturales.

La Quebrada de Humahuaca, en 2003 fue declarada “Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad” por la UNESCO, debido a sus cerros y tradiciones culturales. Presenta un clima seco durante el día y al anochecer refresca, llegando a grados inferiores a 0ºC. Es un lugar ideal para conocer, único en el mundo.

La Puna posee un clima seco y frío, con fuertes vientos durante todo el año. En ella se aprecia la naturaleza pura, el cielo al descampado y la altura a más de 3600 msnm. Se puede disfrutar de la Laguna de los Pozuelos, de las llamas, guanacos y vicuñas que habitan el lugar. 

Al recorrer Jujuy encontrarás una aventura en cada lugar que visitas, hay múltiples actividades turísticas para realizar y grandes panoramas que conocer. Sin embargo, además los bellos paisajes, el norte de nuestro país presenta una oferta gastronómica en cada una de sus regiones. 

La Puna es caracterizada por la calapurca, la cazuela de cordero o de llama, los embutidos y diferentes picantes de pollo, lengua o mondongo. 

La Quebrada de Humahuaca ofrece platos tradicionales producidos con sus ricos maíces, quínoa y habas. Además los postres típicos como el dulce de cayote con quesillo, el anchi de pelón y la mazamorra que son degustaciones imperdibles de probar en esta región. 

Los Valles son distinguidos por la variedad de sus papas. Los platos principales son: soufflé de pajerrey, la trucha y los buñuelos con miel de caña de la zona. 

En las Yungas se puede disfrutar de una gran variedad de frutas tropicales como el maracuyá, papaya, palta, plátano, acerola, pitaya, ananá y tomate chilto. Además de sus platos tradicionales como las tartas, ensaladas de frutas, chicharrón de pollo y de chancho, arroz con leche y api. 

En Jujuy también está presente el enoturismo. Los viñedos jujeños son los más altos del mundo y tienen una gran amplitud térmica que dan por resultado vinos de calidad. Cultivan uvas que producen bebidas con gran identidad y color, como el Malbec, Cabernet Sauvignon, Syrah, Sauvignon Blanc, Pinot Noir, Torrontés, Banarda, Tannat, Merlot y Cabernet Franc. 

Además de las ofertas gastronómicas y de las degustaciones de bebidas que presenta la provincia, hay excursiones de turismo activo que pueden llevar adelante aquellos turistas que lo deseen, como cabalgatas, caravanas con llamas, ciclismo, senderismo y montañismo, trekking y sandboard. 

Los que buscan descansar de la actividad diaria, tienen dos opciones de aguas termales para disfrutar: Termas de Reyes, ubicadas a 19 kilómetros de San Salvador de Jujuy y Termas de Caimancito, a 150 kilómetros de las Yungas. Ambas regalan una jornada de relajación, combinando el descanso con tratamientos estéticos de fango y algas.

Sin embargo lo más asombroso de Jujuy son sus festividades. En la provincia se conservan antiguas tradiciones originarias de manifestaciones religiosas. 

Se celebra el Carnaval quebradeño, en donde predomina los colores, el papel picado, la serpentina y la alegría. En él, cada comparsa realiza ofrendas a la Madre Tierra y se corona el Diablo de Carnaval que reinará durante la semana completa. 

La región Yunga tiene una tradición guaraní. El “Arete Guazú” es la fiesta en donde vienen de visita los espíritus queridos a quienes reciben al ritmo que marcan flautas y bombos, alentados por la chicha, bebida producida con maíz. 

En agosto, en toda la provincia, evocan a la Madre Tierra y agradecen los alimentos recibidos durante todo el año. Realizan el ritual de la “corpachada” en donde se alimenta a la Pachamama, le ofrecen productos de la naturaleza, alimentos, bebida y hojas de coca. 

Jujuy posee paisajes, servicios, actividades, infraestructura que todo el mundo debe conocer.

Para romper tus límites, vivir una experiencia rodeado de naturaleza, sentir adrenalina al realizar deportes extremos y estar en las alturas, tenes que visitar la provincia de Jujuy. También lo deben hacer aquellos que quieran escapar de la rutina, relajarse en el medio de la montaña y disfrutar de tardes tranquilas.