Lunes 19 de Octubre de 2020

CON 25 AÑOS, “EL MESSI DE LAS MOTOS” YA GANÓ CUATRO CAMPEONATOS NACIONALES DE MOTOCROSS. DE SANTA FE AL MUNDO, UN NUEVO RIDER SOPLA FUERTE EN EL AIRE.

El 2 de septiembre, a bordo de su Honda CFR450, ganó en Tucumán el cuarto Campeonato Nacional de Motocross consecutivo en la categoría MX1, en la anteúltima fecha, para el equipo Avant Motors Honda Racing. Joaquín Poli, “el Messi de las motos”, como lo llaman en su Santa Fe natal, reconoce que para ser realmente un número uno, necesita el éxito internacional, ganarles a los mejores del mundo.

–¿Qué es ganar para vos?
–Antes, de chico, era una prioridad. Con el tiempo fui aprendiendo a vivir un poquito más el proceso de trabajo, lo que hay que hacer para poder ganar, y de esta forma fluyó un poco más. Cuando era más chico era una obsesión que tenía. Si bien los resultados se daban, no lo disfrutaba tanto como lo estoy disfrutando ahora.

–¿Ahora lo disfrutás porque ganaste o porque entendiste el proceso?
–Creo que para mí ganar hoy en día fue aprender a solidificarme en el deporte, a saber cómo trabajar, a haber madurado tanto. Eso se lo debo a mi familia, a la gente que me rodea. También estoy agradecido a tener tanta gente buena alrededor mío.

–¿Cómo te llevás con la presión que genera haber conquistado cuatro títulos seguidos?
–Lograr el cuarto título consecutivo de la categoría MX1 no parecía algo tan fácil y sin embargo fui cumpliendo las etapas. Hoy en día la presión esa está, estuvo desde que salí campeón en 450, que ya tuve el 1 para el siguiente año. Era una presión bastante grande pero no le daba importancia. Durante el año, que fuimos siempre punteros, trataba de no darle tanta importancia al campeonato sino a lo que estábamos haciendo carrera a carrera, entrenamiento tras entrenamiento, a cumplir con mis rutinas diarias.

–¿En qué consiste el entrenamiento?
–El motocross es uno de los deportes más demandantes del mundo. Necesitás mantenerte durante treinta minutos con mucha potencia muscular, explosión, resistencia y potencia. Es un deporte extremo, donde corrés muchos riesgos de caídas fuertes, hay que estar preparado para eso. Obviamente la cabeza juega un papel importantísimo porque tenés que estar ciento por ciento concentrado. El mínimo error y viene el golpe.

“EL MOTOCROSS ES UNO DE LOS DEPORTES MÁS DEMANDANTES DEL MUNDO: NECESITÁS MANTENERTE DURANTE TREINTA MINUTOS CON MUCHA POTENCIA MUSCULAR, EXPLOSIÓN, RESISTENCIA Y POTENCIA”


–¿Hay que ser inmune al miedo?
–Sí, tal cual, no es solamente cometer el error de salirse en la curva o errar la canaleta, es que te podés golpear muy fuerte. Por eso tenés tanta adrenalina en el partidor, como en el rugby o el boxeo: cuando estás por salir es mucha la adrenalina porque sabés que vienen impactos y pueden venir muchas cosas. El miedo, con tantos años andando, uno lo va perdiendo, pero está bueno, la verdad que me siento muy cómodo.

–¿Sos el Messi de las motos?
–Me lo dicen seguido pero es incomprobable porque a nivel internacional no pude lograr muchas cosas. En 2012, cuando quise hacer mi prueba internacional, me estaba yendo muy bien, había empezado a ganar algunos campeonatos zonales a los que iban equipos oficiales, pero tuve esta lesión grande, me volví, pasé a la categoría mayor y empecé a escalar de nuevo. Nuestro deporte es muy complicado porque tenés muy pocas posibilidades para ir a correr afuera. Cuesta mucho ir a Europa o Estados Unidos. No es nada de otro mundo, podemos lograr cosas afuera, pero lamentablemente se necesita de un sistema monetario bastante interesante para ir a trabajar allá, porque necesitás ir a trabajar. No podés comprar una moto y empezar a andar. Hay que estar trabajando allá afuera, entrenando con los mejores del mundo, y estoy seguro que los resultados se pueden dar.