Martes 27 de Octubre de 2020

EL SOSÍAS DE JOHN LENNON ES ARGENTINO Y NO SOLO ES IGUAL AL BEATLE SINO QUE TAMBIÉN TOCA LA GUITARRA Y CANTA CON LA VOZ DE SU ÍDOLO. ELEGIDO POR EL HIJO MAYOR DE LENNON, JULIAN, PARA REPRESENTAR A SU PADRE EN UNA COMEDIA MUSICAL, VIVE UN SUEÑO DEL QUE NO SE QUIERE DESPERTAR.

Hasta en audios de WhatsApp –la vía elegida para comunicarse desde Chester, Inglaterra– se nota el entusiasmo de Javier Parisi. No es para menos: el “John Lennon argentino” (¿o acaso es posible llamarlo de otro modo viendo las fotografías que acompañan esta nota?) está viviendo el sueño de ser, por un rato, su ídolo. Ese que, desde que Javier supo que era su vivo reflejo, lo hizo dedicarse a la música, armar una banda tributo a Los Beatles, contactarse con su entorno e irse transformando, poco a poco, en él. Hoy, desde una ciudad ubicada a 44 kilómetros de Liverpool, donde está alojado por Anderson, contesta preguntas mientras espera debutar en This Girl – The Cynthia Lennon Story, la obra que contará la historia de amor entre Lennon y Cynthia Powell cuando todavía la locura de la Beatlemanía estaba lejos.


–¿Cuándo te diste cuenta de que realmente eras muy parecido?

–Cuando tenía 17 años. Estaban pasando en el televisor un video de Los Beatles. Yo tenía el pelo largo –como ahora– y un amigo mira la pantalla y me dice “Colo, mirá, sos la imagen de John Lennon”.

–¿Fue antes o después de que empezaras a hacer música?

–En realidad fue en el punto intermedio porque yo empecé a estudiar guitarra a los 9 o 10 años. A los 17 estaba metido fuertemente en el deporte. Empecé con el homenaje a Los Beatles a los 20.

–No solo te parecés físicamente sino también en la voz. ¿Te sale así naturalmente o tuviste que trabajarlo mucho?

–Bueno, como en todo hay una parte natural y otra que es un trabajo vocal. También en el idioma, porque conociéndolo uno utiliza la garganta de otra manera.

–¿Cómo conociste a Helen Anderson, la amiga de Lennon que le diseñaba las gorras? –

Fue a través de Instagram. Me enteré que ella vendía las famosas gorras de cuero. Le compré una y en la caja había una nota que decía “Tomate una foto y mandámela”. Quedó impactada, me dijo: “Te parecés muchísimo a mi amigo”. La subió a Instagram e inmediatamente Julian comentó: “I Love Him”. Ahí comenzó una relación maravillosa. Hoy en día me dice “sobrino” y estoy viviendo con ella desde el 7 de junio. Fue amiga de Lennon desde los 16 años y conoce todo.

“SIENTO QUE HAY UNA CONEXIÓN CON JOHN PORQUE TENÍA QUE SER ASÍ. SI NO, SOLO SERÍA PONERME LA ROPA, MAQUILLARME Y SALIR”

–¿Cómo llegaste a Julian Lennon y Julia Baird?

–A Julian, que es como su sobrino, Helen le hizo llegar todo el material mío y le habló mucho de cuando surgió lo de la obra. A él le encantó. Es algo realmente gratificante que el hijo de Lennon te dé el visto bueno. Julia, la hermana de John, también es amiga de Helen. De hecho a los dos días de estar acá vino a conocerme. Tomamos el té con alfajores Havanna que yo traje de Argentina.

–¿Cuál fue tu reacción cuando finalmente quedaste en el elenco de la obra?

–No lo podía creer. Se me vinieron todas las imágenes de mi infancia. Fue una coronación a todos esos años de admiración y trabajo. La obra va a ir del 21 al 26 de agosto durante la Beatle Week, en Liverpool, si es que se solucionan algunos problemas de derechos.

–¿Te sentís un Beatle? ¿Lograste algo así como una conexión con John?

–No, soy consciente de que soy Javier Parisi, que recrea o representa a Lennon arriba de un escenario. Siento que hay una conexión porque tiene que ser así. Si no, sería solo ponerse la ropa, maquillarse y salir.

–¿Cómo es vivir cerca de donde todo comenzó?

–Cuesta describirlo con palabras. Veía las imágenes en libros y ahora estoy como caminando adentro de esos libros. Todos los días conozco familiares, amigos, personas que conocieron a John cuando no era una estrella. Entonces te lo bajan a la tierra y eso es maravilloso. Son cosas que en Buenos Aires eran impensadas: el 8 de agosto, día del 50 aniversario de la foto de tapa del disco, fui a Abbey Road invitado por un productor argentino. La gente no lo podía creer. Luego estuve en el Estudio 2, al lado de los instrumentos que tocaron Los Beatles. Uno sueña cosas, pero esto lo superó.

–¿Qué otras repercusiones tuviste en Inglaterra?

–The Cavern Club sabía que estaba y me hizo contrato por un mes. También tengo fechas en Londres. En octubre me voy a Ecuador y el año que viene viajo a Budapest. Realmente hay una proyección muy grande. Yo hace 20 años que hago esto en Argentina y nadie me conocía. Pero bueno, necesitás salir de tu país y que la propia gente que conoció a John Lennon te diga que lo que hacés es excelente para que el mundo te conozca.50 AÑOS DE ABBEY ROAD

SE CUMPLE MEDIO SIGLO DEL ÚLTIMO ÁLBUM QUE LOS FAB FOUR GRABARON COMO GRUPO. HOMENAJES Y EDICIONES ESPECIALES PARA UNO DE LOS DISCOS MÁS CELEBRADOS DE LA HISTORIA.

Cada uno de los álbumes de Los Beatles tiene su encanto, pero Abbey Road, que llegará al medio siglo de vida el 26 de septiembre, tal vez sea el que más carga simbólica posee: es el último que grabaron los Fab Four como grupo (aunque Let It Be se haya publicado un año después), el único cuyo lado B es una especie de suite con temas “enganchados” (de “Sun King” a “The End”) y el de la cubierta más recordada y reproducida de la historia. Precisamente el 8 de agosto, coincidiendo con el 50o aniversario de su realización, una multitud se hizo presente en la esquina icónica de la calle londinense que le dio nombre al disco –donde están los estudios de EMI en que se grabó– para homenajear al famoso cruce de la banda sobre la senda peatonal, inmortalizado por la lente del fotógrafo Iain McMillan. Todo un prólogo de lo que sucederá el 27 de septiembre, cuando el álbum esté disponible para los fans en una edición especial, remezclada a pura tecnología por Giles Martin, hijo del legendario George, y con material de descarte (tomas alternativas, demos). Los formatos serán varios (CD, vinilo, Blu-ray) y vendrá también, en la edición más lujosa, un libro de 100 páginas con notas de las sesiones de grabación, fotos inéditas y ensayos. La fiesta Beatle nunca se acaba.