Miércoles 21 de Octubre de 2020

EL ARGENTINO ILAN SCHNAIDER ES EL MEJOR AJEDRECISTA DEL MUNDO ENTRE LOS MENORES DE 8 AÑOS. VIVE EN BUENOS AIRES, VA A TERCER GRADO Y HABLA TRES IDIOMAS.

Ilan Schnaider sonríe frente a su tablero de ajedrez con la picardía de un pequeño ganador. Tiene 8 años, pero habla con la tranquilidad de un adulto y se desenvuelve con total seguridad. El teléfono de su papá suena y el llamado es para él. “Hijo, de la Revista Genios. Quieren hacerte unas preguntas”, le dice. Ilan, que acaba de ganar por tercera vez consecutiva el Campeonato Argentino de Ajedrez en la Categoría Sub 8 y alcanzó el puesto N°1 del mundo, ya sabe qué responder. –Aprendí a jugar cuando tenía 4 años, gracias a un juego que tenía en la tablet. La pantalla me mostraba unas monedas y yo tenía tres segundos para memorizar el orden en el que aparecían. Cuando mis papás se dieron cuenta de que me parecía tan fácil, me enseñaron a jugar ajedrez. Y así aprendí los primeros movimientos y algunas tácticas para dar mates de rey contra rey. Después de unos minutos de charla, Ilan vuelve a la mesa para merendar un jugo con galletitas de chocolate. Son las cinco de la tarde y hace una hora que salió del colegio. “Me gusta dar entrevistas, me divierte. Este mes ya me hicieron como cinco. Sólo me pongo nervioso cuando me olvido las cosas. Yo no puedo decir que no sé algo mientras me están grabando”, cuenta el niño genio que cursa tercer grado en la Escuela Martín Buber y, además de español, habla inglés y hebreo.

A VECES ME LEVANTO MÁS TEMPRANO, ANTES DE IR AL COLEGIO, Y ESTOY MEDIA HORA RESOLVIENDO EJERCICIOS QUE ME DA MI PROFESOR.

–¿Te gusta ir al colegio, Ilan?

–Sí, me gusta mucho. Mi materia preferida es matemática, pero lo que más me gusta hacer es jugar a la pelota. Juego de delantero y meto muchos goles.

–¿Y en tu tiempo libre qué hacés?
–Me gusta ir a la casa de mis amigos, pero tengo poco tiempo porque entreno mucho y juego torneos. También me gusta mirar películas, pero no dibujitos. Eso es para mi hermana. La pequeña Dana tiene seis años y revolotea por la casa con su malla de gimnasia artística. Cruza el living, la cocina y un cuarto en donde Ilan guarda cada uno de sus trofeos.


–¿Cuántas horas por día entrenás?
–A veces me levanto más temprano, antes de ir al colegio, y estoy media hora resolviendo ejercicios que me da mi profesor (Lucas Liascovich). Después, cuando vuelvo a la tarde, me conecto a Lichess (un club de ajedrez online donde miles de fanáticos juegan de manera anónima partidas blitz y semi-rápidas las 24 horas del día) más o menos dos horas. Son sus padres, Ram y Carolina, los que cuidan su entorno social y controlan sus horarios de juego. “El ajedrez blitz es algo que tiene medio prohibido. Son partidas a 3 minutos por jugador, de muy poca profundidad de análisis y casi de auto-reflejo. A él le gustan, son como el caramelo del ajedrez, pero tratamos de que no juegue mucho. Otra de las cosas que intentamos es que se vaya a dormir ni bien llega de los torneos. El ajedrez es un juego muy nocturno y las competencias son siempre a la noche. En el último Torneo de la Legislatura de Buenos Aires, jugó durante cinco horas con un hombre de 35 años. Llegamos a casa a la 1, y al otro día tenía colegio”, cuenta Ram.

–¿Te gusta jugar con chicos de tu edad o preferís competir contra los más grandes? –Los más grandes juegan mejor.

–Lo que pasa es que se aburre un poco con los más chicos –interrumpe su papá–. Los despacha muy rápido, a menos que se trate de un Mundial. Pensá que la primera vez que salió Campeón Argentino en el Categoría Sub 8, tenía 6 años, recién salía del jardín. Ese mismo año fue escolta en el Sudamericano en Paraguay, y al año siguiente salió segundo en el Panamericano en Chile. Las próximas competencias internacionales serán en julio, cuando comience el Panamericano en Ecuador, y en agosto, con el Mundial Sub 8 en China. Pero los gastos de traslado podrían impedir que Ilan participe.

–¿Vos querés jugar el Mundial?

–Y sí, pero necesito conseguir sponsors porque hay que tener mucha plata para viajar.

–¿Y qué es lo que más te divierte de los torneos?

–Ganar. Pero si pierdo, no lloro. Con sólo tres años de estudio en el Círculo Torre Blanca, ubicado en el barrio de Almagro, Ilan ya figura como el mejor ajedrecista Sub 8 en los registros de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE). Con él, por primera vez en la historia del juego, un argentino ocupa ese puesto.