Imponentes catedrales se erigen a lo largo y ancho del país como testimonio de la historia y de la fe de cada región. En el marco de la festividad más importante del culto católico, un recorrido fotográfico por nuestros templos más emblemáticos.


Basílica de Nuestra Señora de Luján

Esta inmensa catedral de estilo neogótico es destino de multitudinarias peregrinaciones y aún conserva “la Virgen gaucha” que inspirase al general Belgrano los colores de la bandera. Se cuenta que hace cuatro siglos una carreta con destino a Santiago del Estero se clavó en tierra lujanense y no hubo forma de hacerla seguir… o sí: sólo cuando bajaron el cajón donde se hallaba la pequeña imagen de la Virgen vestida de blanco y celeste, los bueyes cincharon para continuar viaje. La virgencita se quedó y así nació su culto, primero en un humilde templo, luego en uno más grande y finalmente en la basílica en honor a la patrona de la Argentina.

Catedral de La Plata

La Inmaculada Concepción es una de las iglesias más grandes del mundo. El proyecto original del arquitecto Ernesto Meyer –llevado a cabo por el ingeniero e intendente de La Plata Pedro Benoit– se inspiró en las catedrales de Amiens (Francia) y de Colonia (Alemania) y preveía que la iglesia estuviera recubierta en piedra, pero un estudio determinó que los cimientos no soportarían el peso. Marchas y contramarchas como esa y otras tantas demoraron su construcción desde 1884 hasta 1934, año en que fue formalmente inaugurada con su característica fachada de ladrillos a la vista.

Catedral de Salta

La Catedral Basílica de Salta y Santuario del Señor y la Virgen del Milagro es un magnífico edificio construido por la determinación del obispo José Eusebio Colombres, quien en 1856 organizó la recaudación de fondos para su construcción después del terremoto que destruyera el templo original. De estilos neobarroco y neocolonial, el proyecto del arquitecto Felipe Bertrés tiene planta rectangular de tres naves, profundo presbiterio y un ábside semicircular que contiene un imponente altar mayor, diseño de fray Luis Giorgi, al igual que el campanil de 54 metros, que es uno de los más altos de Sudamérica.

Catedral de Córdoba

Con planos que datan de 1577, es un emblema histórico de la capital cordobesa y una de las más antiguas del país. Derrumbado en 1677, el edificio actual es producto de distintas sucesivas reconstrucciones, de ahí su eclecticismo y detalles como el pórtico de reminiscencias renacentistas, torres y cúpula barrocas, elementos indígenas en la decoración y los torreones de la cúpula de carácter románico español. Nuestra Señora de Asunción fue declarada Monumento Histórico Nacional en 1941.

 Catedral de San Carlos de Bariloche

Nuestra Señora del Nahuel Huapi fue diseñada por el arquitecto Alejandro Bustillo, quien ofreció el proyecto a la ciudad de manera gratuita. Inaugurado en 1946, este templo neogótico con reminiscencias francesas tiene profundos muros de piedra blanca originaria de la zona y vitrales en los que se representan temas y personajes de la historia local. Con forma de cruz latina, el edificio está orientado hacia el este para que el sol lo ilumine desde el comienzo del día y se vaya filtrando a través de sus vitrales.