Jueves 29 de Octubre de 2020

Se dice que no hay dieta mediterránea sin gazpacho. Más precisamente –porque los hay de varios tipos e ingredientes– sin gazpacho andaluz. Un plato muy antiguo que se remonta a épocas de Al-Ándalus (nombre que los musulmanes dieron a los territorios de la Península Ibérica que ellos mismos dominaron políticamente entre los años 711 y 1492), cuando se consumía en su forma primigenia: pan remojado en agua, aceite y vinagre a los que a veces se añadía ajo o almendras. Es decir, sin verduras. El río del tiempo arrastró consigo esa receta y trajo, ya en el siglo XVI, una que terminaría siendo la más emblemática y cuyos protagonistas serían dos productos llegados de América: el pimiento y el tomate. La lista de ingredientes se completó con cebolla, pepino y el imprescindible ajo. Fresco, nutritivo, fácil de preparar, el gazpacho es ideal para los días que vienen, cuando la dócil temperatura primaveral poco a poco empiece a abrirles paso a los calores veraniegos. En todo caso, para elaborarlo puede seguirse parcialmente la receta que dicta la Pepa de Carmen Maura en Mujeres al borde de un ataque de nervios, el inolvidable film de Almodóvar. ¿Qué ingrediente debemos omitir? Los somníferos, claro.

 

RECETA

Para 4 personas 1 k de tomates perita
50 g de pimiento verde
50 g de cebolla
100 g de pepino
1 diente de ajo
50 g de miga de pan o pan de corteza blanda
100 cc de aceite de oliva Virgen Extra
35/50 cc de vinagre de vino
½ cdta de sal
Agua fría (opcional)

PREPARACIÓN

1. Lavar bien las verduras. Pelar los tomates y el diente de ajo (retirando el brote verde). Picar la cebolla en trozos grandes al igual que el pepino, al que previamente hay que retirarle piel y semillas.
2. Colocar en el vaso de la batidora –también se puede utilizar un mixer– los ingredientes de este modo: primero el pan y encima los tomates cortados en dos o tres pedazos. Esto se hace a efectos de que los jugos del tomate empapen el pan. Pasados 10 minutos, agregar el vinagre, la sal, el ajo, la cebolla, el pimiento y el pepino. Triturar hasta obtener una crema de textura homogénea.
3. Añadir poco a poco el aceite de oliva en forma de hilo sin dejar de batir, hasta lograr la textura deseada. Si se quiere un gazpacho más líquido, agregar unas cucharadas de agua muy fría hasta obtener el resultado esperado.
4. Rectificar sal y vinagre, si hiciera falta. Llevar a la heladera por varias horas.
5. Consumir bien frío.