Sábado 31 de Octubre de 2020

DE DISNEY A KINKY BOOTS Y DEL BAILANDO A MARY POPPINS. CARISMÁTICO, VERSÁTIL E INDISCUTIBLEMENTE TALENTOSO, FERNANDO DENTE ES SIEMPRE EL CHICO DEL MOMENTO.


siempre supo que la música sería lo suyo. Su familia lo apoyó, pero todo comenzó tímidamente como participante del reality El desafío, que buscaba talentos locales para reversionar High School Musical. Ganó, protagonizó la película argentina de la franquicia y luego transitó, con perfil bajo, numerosas puestas de la calle Corrientes como Despertar de primavera, Tango Feroz, Tanguito mío, un musical bien guapito, o el fenómeno Casi normales, que se mantuvo varios años en cartel.

Fue un camaleón en Tu cara me suena y tras las versiones de los infantiles Peter Pan y Aladín, el doblaje de un personaje de la nueva versión de Mary Poppins y su participación en Bia, la serie de Disney Channel, se lanzó como intérprete. Pero hay más: ahora se prepara para afrontar el desafío de acompañar a Martín Bossi en Kinky Boots, el gran musical de Broadway.

–¿Cómo descubriste que el baile y el musical era lo tuyo?
–De casualidad. Me inscribí en el Club Italiano en varias cosas, en ese momento estaban ensayando una puesta de Mi bella dama y me enseñaron una variación de coreografía. La aprendí como si me hubiesen enseñado a aplaudir, era chico, tenía 10 años, y de repente estaba aprendiendo y bailando veloz. Después lo postergué hasta los 18 años, ahí empecé a tomar clases. Mi sueño es volver a nacer y ser Billy Elliot en mi próxima vida.

–¿Cómo te definís?
–Me convertí en un ingeniero del tiempo. Hago malabares para poder llegar porque son cosas que me en- cantan las que estoy haciendo pero soy de Capricornio y estoy muy organizado, aunque me cuesta atarme a las obligaciones.

–¿Dónde te sentís más cómodo?
–En el teatro, la diferencia con el cine y la televisión es que te sentís más partícipe del todo, y el beneficio de haber hecho tanto teatro y trabajar con tanta gente durante tanto tiempo hace que generes un lugar de pertenencia.

–Se viene Kinky Boots y se estrenó hace poco Bia…
–Fue un año muy intenso. Estuve grabando un año entero y para mí es raro. A veces tengo que frenar un poco y disfrutar. Sigo con Disney hasta fines de noviembre.

–¿Qué podés adelantar de Kinky Boots?
–Lo que me mató es que más allá del humor, tiene mucho corazón. Hay mucho de los mandatos familiares, lo que uno hereda, la aceptación.

–Este año también pudiste ponerle Tu voz a uno de los personajes de El regreso de Mary Poppins en la versión doblada. ¿Cómo fue esa experiencia?

–Cuando me dijeron que iba a for- mar parte de esta película me dio una gran emoción, primero porque iba a ser uno de los primeros que iba a ver la película y luego por vivir la experiencia de ponerle la voz a uno de los personajes.

–¿Qué recuerdos tenías de la versión original?
–Mary Poppins está asociada a mi infancia, es uno de los primeros musicales que vi en mi vida, y si bien no tuve una niñera como ella, mi madre me enseñó esa partecita de azúcar que tiene la vida.