Jueves 22 de Octubre de 2020

ESCALANDRUM – EL GRAN SALTO EL SEXTETO ARGENTINO DE JAZZ CUMPLIÓ 20 AÑOS Y LO FESTEJÓ A LO GRANDE GRABANDO SU NUEVO DISCO, STUDIO 2, EN LOS MÍTICOS ESTUDIOS ABBEY ROAD. EL BATERISTA DEL GRUPO, DANIEL “PIPI” PIAZZOLLA, CUENTA CÓMO FUE LA EXPERIENCIA.


Dicen los que tuvieron la suerte de conocer los estudios Abbey Road que allí se respira un aire distinto. Uno de los que siempre creyó en esa especie de magia es Horacio Sarria, manager de Escalandrum, a quien la idea de grabar allí le venía rondando en la cabeza hace tiempo.

¿Qué mejor que hacerlo cuando el grupo cumpliera 20 años?

–El resultado es Studio 2 (Warner), un discazo por donde se lo mire (y escuche). “Horacio primero se la ‘craneó’ para diseñar una gira que pasara cerca de Londres. Ya se había tomado el trabajo de hablar con gente como Axel Lang, un argentino que trabajaba ahí y armó todo. La idea fue que hiciéramos nuestra propia música. Fue una experiencia de las más lindas que vivió Escalandrum en estos 20 años”, resume Daniel “Pipi” Piazzolla, baterista y voz cantante de la banda.

–¿Qué sensaciones les produjo trabajar en el mítico estudio donde grabaron Los Beatles y tantos otros?

–No fui con demasiada expectativa y creo que eso me jugó a favor. Pero fue un placer trabajar ahí, suena todo perfecto, escuchás como nunca, es muy lindo, muy profesional. La verdad que llegué a emocionarme; no nos queríamos ir del estudio, estuvimos hasta el último minuto ahí, dando vueltas.

–¿Cómo definirías este nuevo disco?

–Es un disco puro de jazz argentino, un jazz en el que vas a encontrar la esencia de la música de nuestro país. Creo que es el mejor que hizo Escalandrum hasta el momento; suena muy bien y hay muy lindos momentos de improvisación. Creo que nuestra música está muy madura y que hemos logrado una síntesis en tantos años de trabajo duro. Ojalá que guste y que dé que hablar.


“Pipi” Piazzolla, Nicolás Guerschberg, Mariano Sívori, Martín Pantyrer, Damián Fogiel y Gustavo Musso logran en Studio 2 una síntesis perfecta de lo que bien podría llamarse “jazz argentino”.