Sábado 31 de Octubre de 2020

Los formatos fueron varios pero la premisa una sola: matizar con música en vivo la cuarentena que buena parte del planeta cumple ante la pandemia de COVID-19. En tiempos de buena conectividad y multiplicidad de plataformas (desde Instagram a Skype, pasando por YouTube y Facebook), los conciertos o mini recitales que dieron verdaderas estrellas de la canción fueron como un bálsamo.

En Argentina pegó primero Fito Páez, cuyo show íntimo (piano y voz) fue visto en vivo por cerca de 60 mil personas y al cierre de esta nota llevaba 1.7 millones de reproducciones en YouTube, mientras que Chris Martin, vocalista de Coldplay, fue uno de los pioneros en el ámbito internacional, ofreciendo canciones desde la tranquilidad de su estudio.

A partir de allí, una catarata de música de lo más variada inundó la web: Pedro Aznar mostró su talento para casi 70 mil personas (luego colgó el show a su Facebook, donde a principios de este mes llevaba acumuladas 1.5 millones de visitas) y varios artistas de la escena local lo siguieron, cada uno en su escala, con su estilo y a su modo: Iván Noble, Eruca Sativa, Los Pericos, Ignacio Montoya Carlotto, Soledad Pastorutti, Diego Frenkel, Antonio Birabent, Chango Spasiuk. Abel Pintos, Fabi Cantilo y muchos más.

No fueron los únicos representantes de la música en español: Jorge Drexler (que hasta escribió una canción ad hoc), Juanes y Alejandro Sanz también dieron el presente, al igual que Chucho Valdés y su exquisito piano. Al otro lado del océano, Elton John, Pink, John Legend, Bono, la Filarmónica de Berlín (con Daniel Barenboim a la batuta), Miley Cirus, Keith Urban, Neil Horan, Willie Nelson (y la cuenta sigue) hicieron, si no olvidarla, al menos distraer al mundo por un rato de una realidad que parece de ficción.