martes, junio 28, 2022

Día Mundial de los Humedales

Cada 2 de febrero se celebra a los entornos de gran biodiversidad de la cual dependen plantas, animales, personas y las ciudades. 


El Día Mundial de los Humedales fue decretado en el año 1997, fecha elegida en conmemoración a la Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, que se celebró el 2 de febrero de 1971 en Ramsar, Irán.

Dichos sitios son áreas saturadas o inundadas de agua de manera permanente o estacional -pantanos, turberas, esteros, ríos, lagos marismas, manglares, praderas de pastos marinos, arrecifes de coral-, cuya profundidad en marea baja no excede los seis metros. También existen humedales artificiales como estanques de tratamiento de aguas residuales y embalses. En todos los casos el agua es el regulador principal que determina el tipo de comunidad biológica que lo habita.

Numerosas especies vegetales y animales -y también las personas- dependen de estos ecosistemas para vivir. Su existencia es una contribución fundamental a la salud y el bienestar humano. 

En nuestro país, donde la Convención Ramsar entró en vigencia en 1992, existen 23 Humedales de Importancia Internacional que en su totalidad alcanzan una superficie de 5.687.651 hectáreas. Ocho de estos sitios están vinculados con áreas protegidas bajo jurisdicción de la APN: parques nacionales Pre-Delta, Islas de Santa Fe, Laguna Blanca, El Palmar, Río Pilcomayo, Ciervo de los Pantanos e Iberá y el Monumento Natural Laguna de los Pozuelos.

Uno de los humedales más reconocidos de Argentina se encuentra en la región del Litoral, el Parque Nacional Iberá, ubicado en la provincia de Corrientes y conocido como el “pantanal argentino”, conserva 183.500 hectáreas de esteros, lagunas y bañados. Es uno de los más extensos del país y tiene una importancia vital para los recursos hídricos de la región. 

Además, es hábitat de una sorprendente biodiversidad, entre su fauna se cuentan el yacaré overo, el ciervo de los pantanos, el carpincho y más de tres centenares de especies de aves como el cardenal amarillo y el yetapá. De su flora se destaca el aguapé, también conocido como camalote, que habita en las aguas brillantes de los esteros.


Si queres conocer en detalle al Iberá, te recomendamos que ingreses al artículo “Esteros del Iberá, paraíso correntino”. 

NOTAS RELACIONADAS