sábado, mayo 8, 2021

Día Internacional de la Madre Tierra: cuidemos nuestro hogar

El 22 de abril se celebra el Día Mundial de la Madre Tierra, fecha para rendir homenaje a nuestro planeta y contribuir a mejorar el daño que los seres humanos provocamos en el medio ambiente. 


Cada 22 de abril se conmemora el Día de la Tierra, celebración que nos recuerda lo importante que es cuidar nuestro planeta. A lo largo de la historia, diversas culturas han expresado lo valioso que es el ecosistema y los seres vivos que habitan en él, respetaban y conservaban el ambiente natural. Sería ideal seguir su ejemplo. 

Origen del Día Internacional de la Tierra

La efeméride oficial fue proclamada por las Naciones Unidas en 2009. Aunque se celebra desde el año 1970, gracias a su promotor Gaylord Nelson, quien buscó crear conciencia sobre los problemas generados por la superpoblación, la contaminación y otras problemáticas ambientales.

El primer antecedente se retrotrae a 1968, cuando el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos organizó el Simposio de Ecología Humana, donde científicos otorgaron una charla para estudiantes de diversos lugares sobre los efectos del deterioro ambiental en la salud humana. 

Dos años después, en 1970, el senador y activista ambiental Gaylord Nelson, propuso formar una agencia ambiental. Ante ello, se realizó una manifestación presenciada por universidades, escuelas públicas y comunidades. Gracias a la movilización del pueblo, el gobierno de los Estados Unidos creó la Agencia de Protección Ambiental y varias leyes para la protección del medio ambiente.

En la actualidad, las Naciones Unidas, informan sobre el estado de la Madre Tierra. Los océanos se llenan de plásticos y se vuelven más ácidos; el calor extremo, los incendios forestales y las inundaciones, así como una temporada de huracanes en el Atlántico, han afectado a millones de personas. El cambio climático, las acciones que perturban la biodiversidad, como la deforestación, el cambio de uso del suelo, la producción agrícola y ganadera intensiva o el creciente comercio ilegal de vida silvestre, pueden aumentar el contacto y la transmisión de enfermedades infecciosas de animales a humanos. 

De acuerdo con el PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), una nueva enfermedad infecciosa emerge en los humanos cada 4 meses. De estas enfermedades, el 75% provienen de animales. Esto muestra las estrechas relaciones entre la salud humana, animal y ambiental. Los ecosistemas sustentan todas las formas de vida de la Tierra. De la salud de ellos depende directamente la salud de nuestro planeta y sus habitantes. Restaurarlos ayudará a combatir el cambio climático y prevenir una extinción masiva. 

Ahora nos enfrentamos al COVID -19, una pandemia sanitaria mundial con una fuerte relación con la salud de nuestro ecosistema. El brote de coronavirus representa un riesgo enorme para la salud pública y la economía mundial, pero también para la diversidad biológica. Sin embargo, la biodiversidad puede ser parte de la solución, ya que una diversidad de especies dificulta la propagación rápida de los patógenos.

A pesar de los esfuerzos actuales, la biodiversidad se está deteriorando en todo el mundo a un ritmo sin precedentes en la historia humana. Se estima que alrededor de un millón de especies animales y vegetales se encuentran actualmente en peligro de extinción. Con este panorama general, la prioridad inmediata de las Naciones Unidas y de todos los habitantes de la Tierra, es evitar la propagación de COVID-19, pero a largo plazo, es importante abordar la pérdida de hábitat y biodiversidad.


Si queres obtener más información sobre el cuidado el medios ambiente, ingresá a www.un.org/es

NOTAS RELACIONADAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here