Lunes 19 de Octubre de 2020

Sobre la Ruta Nacional 52, a 65 kilómetro de San Salvador de Jujuy, se encuentra ubicado el pueblo de Purmamarca. Pertenece a Quebrada de Humahuaca y está situado a 2300 metros sobre el nivel del mar.

Es una de las localidades norteñas más elegidas por los turistas, la cual deslumbra por abarcar en sus tierras el magnífico Cerro Siete Colores.

Anteriormente era considerado un pueblo de paso, pero hoy en día, cada vez son más los visitantes que deciden quedarse a pasar la noche en este hermoso lugar, rodeado de montañas y naturaleza. 

Es ideal para aquellos que buscan un lugar de descanso. Purmamarca es un pueblo chico, el cual invita a los turistas a vivir unas vacaciones de relax y de disfrute. 

Son increíbles los sentimientos que genera este escenario, llena de emoción a todos los que pisan sus calles de tierra. Los lugareños hacen de esta experiencia aún más gratificante, ya que tratan con mucho amor y respeto a todos los comensales. 

Años de historia y tradición

El sitio tiene costumbres que fueron originadas hace mucho tiempo. Fue fundado en 1594 y es llamado “pueblo de tierra virgen” o “pueblo del león”, en la lengua aymará. 

La arquitectura que contiene el lugar llama la atención de todos los viajantes. Sus casas de adobe, las calles de tierra, las montañas que rodean todas las construcciones y la Iglesia con techo de cardón, hacen a Purmamarca un sitio único, que todos deben conocer. 

La parroquia tiene sus orígenes en 1648. La edificación es de una estructura sencilla, contiene un dintel en la puerta y en el interior se encuentran pinturas de la Escuela Cuzqueña del siglo XVIII. En 1941 fue declarada Monumento Histórico Nacional. 

En 2003, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró a Purmamarca como Patrimonio Mundial de la Humanidad, ya que guarda un espacio natural y una tradición cultural que debe ser protegida y admirada por todos.  

¿Qué hacer en Purmamarca?

A pesar de su superficie pequeña, la cual es excelente para los que buscan un descanso, la localidad norteña contiene varios paisajes para conocer:

  • Cerro Siete Colores: Una de las montañas más emblemáticas de Argentina. Ideal para tomar fotografías y capturar las tonalidades que recorre a la tierra. El paisaje se puede apreciar desde todos los puntos de Purmamarca, siendo la mejor vista la calle principal. 
  • Feria de artesanías: Sobre la calle principal se encuentra la plaza central, en donde los lugareños venden sus artesanías a los turistas. Esta es una fuente de ingresos económicos que tienen muchas de las familias que habitan el pueblo. 
  • Gastronomía: Al igual que todas las localidades de Argentina, Purmamarca tiene sus platos típicos, los cuales comparte con la mayoría de las ciudades norteñas: tamales, empanadas, locro, cordero, humitas, papa andina, guisos, maíz y quinoa. 
  • El cabildo: Es el más pequeño de todo el país y una de las construcciones históricas del pueblo. En la actualidad funciona la Biblioteca Popular “Viltipico”. 
  • Iglesia de Santa Rosa de Lima: Como indicamos anteriormente, es una de las edificaciones más llamativas, debido a su estructura antigua, la campana añosa y los muros anchos. 

Todos aquellos que tengan la oportunidad de conocer Purmamarca, no deben desperdiciarla. Este hermoso pueblo norteño, ofrece un paisaje único, rodeado de montañas, naturaleza y de una energía deslumbrante. 


¿Te gustaría escuchar la experiencia en primera persona? Descubrí el relato de nuestro viajero. Ingresa AQUÍ y viví Purmamacarca junto a Richard Lingua.