En nuestro país hay muchos destinos magníficos para visitar, algunos se encuentran escondidos en el medio de la naturaleza y otros están a simple vista, todos ellos son imperdibles de conocer. 


A lo largo de Argentina hay una cantidad incontables de maravillas naturales, como las Cataratas del Iguazú en Misiones, el Cerro de los Siete Colores en Jujuy o el Glaciar Perito Moreno en Santa Cruz.

Sin embargo, hay muchos paisajes que se desconocen y que valen la pena ser conocidos, debido a su hermosura y valor ambiental. Hoy, desde Un Camino, les proponemos descubrir aquellos sitios que se encuentran ocultos a lo largo de nuestro país. 

Río Quequén – Buenos Aires

Ubicada en el sector centro – sur de Buenos Aires se encuentra la cascada del Río Quequén Salado. Es la más ancha de la provincia, tiene entre 4 y 8 metros, dependiendo del caudal de agua. 

Es una zona dedicada a la producción agropecuaria, con ganadería pecuaria y ovina, mientras que los cultivos se basan en el trigo, cebada, avena, girasol, maíz, soja, entre otros. Además se pueden ver gran cantidad de aves. 

Es un paseo ideal para aquellas familias que quieren descansar en una tarde de verano o para un grupo de amigos que busquen diversión cerca de la naturaleza. 

Campo Piedra Pómez – Catamarca 

Ubicado en la localidad de Antofagasta de la Sierra, provincia de Catamarca. Campo de Piedra Pómez es un área natural protegida. Sin duda es una de las maravillas naturales que posee la Argentina. 

El terreno de rocas color ocre se formó hace miles de años atrás, debido a las erupciones volcánicas de Carachi Pampa y a la posterior erosión de los acontecimientos geológicos y meteorológicos que sucedieron a lo largo de la historia. 

El clima que presenta el Campo de Piedra Pómez en verano es de una máxima de 30 grados, pero al estar ubicado en una zona desértica, los vientos soplan a velocidad muy elevada, haciendo que no se sienta el calor. En cuanto a la noche, refresca demasiado, por lo que es necesario llevar abrigo.  

Es un destino imperdible para todos aquellos turistas que les gusta descubrir y aventurarse en lugares desérticos. 

Laguna del Diamante – Mendoza

En la provincia de Mendoza, a 198 kilómetros de la capital se encuentra la reserva de agua cristalina, Laguna del Diamante, rodeada de cerros y el el cráter del volcán Maipo. 

Se caracteriza por ser la provisión de agua dulce más importante de la provincia y por su historia con dos grupos aborígenes, los huarpes al norte y los puelches chiquillanes al sur, siendo el límite entre los pueblos. 

Laguna del Diamante es un lugar que no deben dejar de conocer aquellos viajantes a los que les guste la pesca, el sedentarismo o el ascencionismo.

Bañado de Estrella – Formosa

Localizado en Las Lomitas, provincia de Formosa, Bañado de Estrella el segundo humedal más grande de Argentina y el tercero más importante en América. 

Su superficie de 4000 hectáreas se encuentra inundada la mayor parte del año debido a las lluvias y a los desbordes del Río Pilcomayo. 

Lo que más llama la atención del lugar es la riqueza de flora y la fauna. Se pueden ver especies que se encuentran escasas en el resto del país, como yacaré y diversas serpientes acuáticas. Pero la característica principal son los “champales”, árboles muertos que están cubiertos de enredaderas y musgos. 

Bañado de Estrella es atravesado por la línea imaginaria de Capricornio. En el sitio se encuentra Bartolomé de las Casas, asentamiento de la comunidad indígena Pilagás. 

Es una excursión ideal para adentrarse en la naturaleza y vivir una experiencia en los alejados formoseños. 

Ojos de Mar o Tolar Grande – Salta 

Se encuentra ubicado en Los Andes, provincia de Salta. A 380 km de la capital salteña, se puede percibir un inmenso salar blanco con tres lagunas que deslumbran por el celeste de sus aguas. A su alrededor hay cerros de gran altura que van desde los 3700 a 6000 metros.

Los turistas que decidan visitar esta hermosa localidad deben tener en cuenta el clima frío que presenta. En invierno la temperatura mínima es de 15 grados bajo cero, mientras que verano hay un promedio de 25 grados de máxima, convirtiéndose en un clima cálido.

Ojos del mar se caracteriza por su tonalidad turquesa y transparente. Surgió como producto del agua que proviene de la Serranía del Macón, la cual es dulce, pero al mezclarse con el Salar de Tolar se vuelve agua salina.

Es un paisaje lleno de bellezas naturales e ideal para adentrarse en la aventura de explorar las montañas de Salta.