Jueves 29 de Octubre de 2020

TRAS UN 2018 AGITADO –DONDE PARTICIPÓ DE LA SERIE ESPAÑOLA VIS A VIS– EL ACTOR CHILENO DE 40 AÑOS ENCARA UN AÑO A PURO TRABAJO.

Los hechos que hicieron a Benjamín Vicuña Luco un personaje destacado de la vida artística argentina son varios y muy diferentes entre sí: los nueve años de relación con la modelo y conductora Carolina “Pampita” Ardohain –marcados por el nacimiento de sus cuatro hijos y también por una separación escandalosa–, el inolvidable Pedro Beggio de Farsantes, su noviazgo con Eugenia “China” Suárez (en febrero de 2018 se convirtieron en padres de Magnolia, segunda hija de la actriz) o la transformación física que experimentó en 2017 para encarar en el Teatro Coliseo el protagónico de Eva Perón, la revulsiva obra de Copi.

Vicuña desembarcó en la TV argentina en 2008 –luego de una profusa actividad en la pantalla chica, el cine y el teatro chilenos– con Don Juan y su bella dama (Telefe) y pasó por ficciones como Herederos de una venganza, La dueña, la citada Farsantes y Entre caníbales. En cine se lo vio junto a la China Suárez en los dramas El hilo rojo y Los padecientes y en teatro hizo La celebración junto a Juana Viale y su coterráneo Gonzalo Valenzuela.

Nacido en Santiago de Chile el 22 de noviembre de 1978 en el seno de una familia aristocrática (su abuelo fue el reconocido historiador y paisajista Benjamín Vicuña Mackenna), Benjamín, el menor de cuatro hermanos, vivió una infancia marcada por el bienestar económico. Criado en la opulencia por su madre, Isabel Luco, y por su padrastro, el palestino Oussama Aboughazale, socio de la tercera frutera más grande del mundo, Vicuña estudió teatro en la Universidad de Chile. Una vez egresado no tardó en debutar en teatro, y, un poco más tarde, en cine (hizo el film LSD-Lucha Social Digital). La miniserie Vivir al día marcó su debut televisivo. Desde ahí todo fue subir, con logros artísticos indiscutibles, como ser uno de los protagonistas de Prófugos, la serie producida por HBO en Chile o sus nominaciones al Martín Fierro por sus trabajos en La dueña y Farsantes.

“UNO COMO ACTOR TIENE UN PERFIL POLÍTICO, EN EL SENTIDO DE PODER INSTALAR TEMAS Y POTENCIAR EL DEBATE, COSA QUE NUESTRO TRABAJO TENGA UN SIGNIFICADO”

La vida de Vicuña oscila entre su talento para la escena, el escándalo, la tragedia y el filantropismo. Fue bochornoso el final de su pareja con Pampita –una relación signada por el fallecimiento de Blanca, la hija mayor de la pareja, sucedida en septiembre de 2012– e igual de controvertido el inicio de su romance con la China Suárez. Pero también es necesario destacar lo acertado que ha sido el manejo de su carrera actoral: desde temprano optó por no esquivar papeles comprometidos, con la consagrada Farsantes, donde impactó con Pedro, el abogado que se jugaba por una relación homosexual con su jefe, como paradigma. Ha dicho alguna vez: “Uno como actor tiene un perfil político, en el sentido de poder instalar temas y potenciar el debate, cosa que hace que nuestro trabajo tenga un significado”. Una coherencia que da sus frutos: a su participación en la exitosa serie española Vis a vis, cuya 4a temporada debutó en Fox España el pasado 3 de diciembre, le sumó a fines de 2018 el comienzo del rodaje de El arte de callar, una miniserie que será transmitida el segundo semestre de 2019 por Fox y TVN. El cierre de año, además, aportó otra noticia: su participación en Viento Blanco, película chilena que abordará la llamada Tragedia de Antuco, el hecho climático por el cual murieron 45 soldados del ejército trasandino, el 18 de mayo de 2005.

Entre tanto trabajo, Vicuña, a los 40, parece haber encontrado la paz con la llegada de Magnolia Vicuña Suárez (además es conocida la excelente relación que tiene con Bautista, Beltrán y Benicio, sus otros hijos), su carrera internacional avanza y él se muestra feliz y en armonía. La famosa calma que sigue a la tormenta.

VIS A VIS

“Llegué a un equipo muy afianzado, que se conoce muy bien desde hace cuatro años y que tiene una mística maravillosa. Entonces para mí, sin duda, era un desafío integrarme al elenco y encontrar un matiz, un color y una propuesta con un personaje que llegara a sumar”. Así se refería Vicuña, a mediados del año pasado, a su trabajo en Vis a Vis, donde es Antonio Hierro, el oscuro gendarme al que califica como “un tipo implacable que viene a instalar respeto y disciplina”. La cuarta temporada de la serie se estrenará este año en España. Mientras tanto las dos primeras se encuentran disponibles en Netflix.