martes, junio 28, 2022

Bariloche, ideal para escaladores

La ciudad tiene una gran cantidad de trayectos perfectos para los viajeros amantes de la aventura. Hoy, desde Un Camino, les presentamos uno de ellos: Refugio Frey. 


El sitio está ubicado a orillas de la laguna Toncek, de aguas verdes y frías, al pie de la aguja Frey del cerro Catedral. Su nombre se debe al ingeniero Emilio Frey, quien desde 1895 estuvo vinculado a la zona cordillerana como integrante de la Comisión de Límites, presidida por el Perito Moreno. También fue intendente del parque nacional Nahuel Huapi y uno de los fundadores del Club Andino Bariloche.

El refugio es uno de los más pintorescos de la región. Una verdadera obra maestra del tallado de granito. Interiormente está revestido en madera y su techo es de tejuelas. En su planta baja hay una cocina y un amplio comedor con calefacción a leña y se han instalado calefactores eléctricos e iluminación que funcionan con la nueva turbina. En su primer piso se hallan los dormitorios provistos de colchones, frazadas y almohadas. Puede albergar cómodamente a 40 personas. Además, permanece abierto durante el invierno.

Hay tres tipos de trayectos: el Sendero Tradicional, que es la forma más convencional de llegar al Refugio. Comienza a un costado de la playa de estacionamiento del cerro Catedral, donde un gran cartel de madera con letras blancas, visible desde la parada de colectivos, lo anuncia. Unas flechas orientan al comienzo, enfilando por la huella ancha, se camina unos 30 minutos hasta que la huella se transforma en sendero. Éste se dirige hacia el sur y llega al valle del arroyo Van Titter, donde comienza el ascenso. Tras dos horas de marcha, se cruza el arroyo por un puente para llegar -20 minutos más tarde- a Piedritas, parada clásica de descanso. Una hora después se llega al Refugio Frey, a 1700 m de altitud. La duración del recorrido es de 4 horas y el nivel de dificultad es bajo.

Por otro lado se encuentra el Filo del Catedral, un trekking de verano que comienza al final del recorrido de los medios de elevación, ya sea en Punta Princesa o en el Refugio Lynch de Alta Patagonia. Desde Punta Princesa son 3 horas de caminata y desde Lynch, 3 horas y media. La senda está bien marcada con pintura roja. El terreno es de piedra, bastante irregular y accidentado al principio, de dificultad media. Luego se torna más suave hasta llegar al desvío. Siguiendo hacia la izquierda se llega al Refugio Frey y hacia la derecha se llega al Refugio Jakob. Se recomienda hacer esta caminata con buen clima, cielo despejado y sin viento. Descender con precaución para evitar torceduras y resbalones.

Por último, Picada Eslovena, es un sendero que comienza en la seccional de guardaparques del lago Gutiérrez, próximo a Villa los Coihues. Se toma el colectivo número 50 y se baja en la parada de la Villa, junto al puente de entrada al barrio. Se sigue caminando por la calle de ripio que bordea el lago unos 3 kilómetros hasta llegar al final del camino, donde se encuentra el guardaparque y el autocamping. Allí comienza el sendero, que se dirige a la hermosa cascada Los Duendes. Justo antes de llegar, se desvía a la izquierda, comenzando a ascender lentamente. Luego de 2 horas, se encuentra un desvío señalizado. Por la izquierda se accede a la playa Muñoz y por la derecha se ubica el Refugio Frey. Desde este desvío se estiman unas 3 horas más. La subida es pronunciada, por lo que se recomienda tener buen estado físico y llevar al menos 1 litro y medio de agua por persona.


Más información: barilocheturismo.gob.ar

NOTAS RELACIONADAS