Lunes 26 de Octubre de 2020

Tiene su festejo anual en el Piamonte porque allí nació. Es en la ciudad de Asti puntualmente donde se lleva a cabo el Bagna Cauda Day, que este año tendrá lugar el último fin de semana de noviembre. También en Argentina es celebrada esta preparación proveniente de esa provincia del noroeste de Italia: la Fiesta Nacional de la Bagna Cauda sucede en Calchín Oeste, Córdoba, todos los meses de julio y desde hace más de cuatro décadas. Plato típicamente invernal de la cocina piamontesa, en su zona de origen tiene una base de manteca, anchoas, ajo y aceite de nuez, acompañados por muchas verduras y buen vino. En Argentina y varios países, el aceite de nuez se reemplaza por crema de leche y, además de las verduras, también se disponen trozos de carne y de pan para embeber en esta salsa tradicional y sustanciosa, a modo de fondue. El plan es simple tanto como lo fue en los albores de un plato originado en épocas en que los viejos campesinos piamonteses terminaban la cosecha y necesitaban una fuente de calor con la que saciar el hambre y el frío: colocar la gran olla en el medio de la mesa y compartirla –así como lo hacían con el vino– con familiares y amigos.RECETA:

4 porciones Para la salsa 4 dientes de ajo 4 anchoas 1 ½ l de crema de leche Nueces picadas, c/n
Aceite de oliva, c/n
Manteca, c/n Para acompañar
Brócoli, c/n Coliflor, c/n Papa, c/n Zanahoria, c/n Tallos de apio, c/n Repollitos de Bruselas, c/n Pan tostado, c/n Carne, c/n

PREPARACIÓN:

Para la salsa

1. Pelar los ajos. Colocarlos en licuadora o mixer. Sumar una cucharada de aceite de oliva. Triturar hasta obtener una pasta.

2. Colocar la pasta en una olla antiadherente y llevar a fuego mínimo. Agregar una nuez de manteca. Cocinar a fuego bajo sin dejar de revolver.

3. Cuando la pasta se torne más oscura, agregar la crema de leche. Seguir cocinando a fuego mínimo, cuidando que la crema no se corte.

4. Agregar un puñado de nueces picadas. Seguir cocinando durante unos minutos hasta que la crema reduzca.

Para acompañar
El brócoli, la coliflor, la papa y la zanahoria deben cortarse del tamaño de un bocado y cocinarse al vapor o en agua. En esta última instancia hay que cuidar que no se pasen de cocción, a fin de poder pincharlas con un palito y mojarlas en la salsa.
Los repollitos pueden saltarse en aceite o manteca, al igual que los trozos de carne.
Los tallos de apio son aptos para comerlos crudos y al pan es ideal pasarlo por tostadora u horno.
Lo importante es que todos los alimentos que se vayan a utilizar tengan la forma de un simple bocado.