Jueves 29 de Octubre de 2020

Desde Un Camino queremos ayudarte a organizar tu viaje pos-pandemia, queremos que tengas acceso a toda la información necesaria para que puedas conocer las provincias argentinas que desees. Por ello, vamos a contarte cuáles son las mejores excursiones, los alojamientos más convenientes, los traslados y todo lo que necesites saber de los destinos que quieras visitar.


Hoy vamos a darte toda la información necesaria para que organices tu viaje por Catamarca. Gracias a la multiplicidad de paisajes, acompañados de una riqueza histórica y cultural única, lo convierten en un destino excelente para visitar durante todo el año. 

Te invitamos a redescubrir sus principales tesoros, los cuales te permitirán vivir una experiencia auténtica, diversa y de forma segura, en la que se verán involucrados todos los sentidos y quedarán deslumbrados por sus paisajes coloridos e inolvidables. 

Conocerán el cielo con un sol omnipresente durante los días y las noches más lindas iluminadas por la luna, todo ello sumado al valor agregado de la calidez, hospitalidad y simpatía del pueblo catamarqueño.

¿Cómo llego?

Catamarca está ubicada en la región noroeste de Argentina, muy cerca de otras capitales provinciales como: La Rioja a 156 km, Tucumán a 240 km, Córdoba a 460 km y Termas de Río Hondo a 210km, lo cual permite una conectividad fluida a la hora de pensar en un turismo interno nacional.

Para aquellos que quieran acceder a la provincia mediante un vehículo terrestre, cuentan con el 80 % de las rutas en perfecto estado y los que quieran realizar el traslado vía aérea, pueden hacerlo a través de vuelos desde Buenos Aires 6 días a la semana.

¿Dónde duermo?

Hay diferentes tipos de alojamientos para cada necesidad: hoteles de 1 a 4 estrellas, hostels, residenciales, hospedajes y cabañas. En la siguiente web pueden consultar los alojamientos registrados en la provincia: http://www.fiscalizacion.gob.ar/alojamientos/

¿Qué visitar?

La provincia ofrece una gran cantidad de atractivos turísticos para conocer:

San Fernando del Valle de Catamarca, la capital provincial. Los que visiten este sitio quedarán asombrados por su riqueza paisajística, su arquitectura neoclásica con la impronta italianizante de Caravati y su gastronomía tradicional.

Es vidriera de la identidad y la vida cultural de la provincia, en la localidad se realizan múltiples peregrinaciones religiosas y los eventos deportivos más relevantes de la región. 

Los imperdibles son: La Catedral Basílica Nuestra Señora del Valle, Gruta Virgen del Valle, Dique El Jumeal, el mercado artesanal, la fábrica de alfombras, la Casa de la Puna, el Paseo General Navarro, el Pueblo Perdido de la Quebrada, El Calvario, Parque de los Niños, Parque Adán Quiroga y sus museos: Arqueológico, Bellas Artes, De la Ciudad, De la Virgen.

La Puna catamarqueña: comprende Antofagasta de la Sierra y el Norte Grande de Belén. Es un espacio natural de referencia mundial: volcanes, salares, lagunas y culturas ancestrales que se conjugan en un paisaje singular y en estado puro. 

Aquellos que visiten la región deberán pasar por: el Museo Mineralógico, Museo del Hombre, el Volcán Galán, Volcán Antofagasta, la Laguna y Pucara Alumbrera; Sitio Coypar y Coyparcito, las Ruinas de Incahuasi en el Salar del Hombre Muerto, el Campo de Piedra Pómez, el Salar de Antofalla y del Hombre Muerto, las Peñas Coloradas, el Campo de Tobas y las ceremonias ancestrales. 

El Este: la tierra donde la mano del hombre se manifiesta en sus artesanías y productos regionales, haciendo sentir su identidad y donde el pasado se hace presente a través de innumerables vestigios arqueológicos, en un entorno sembrado de diques y espejos de agua que dan al paisaje una característica especial.

Las visitas obligadas son: Las actividades náuticas en diques de la zona, trekking en las Yungas, safari fotográfico, avistaje de flora y fauna, sitios arqueológicos, y el disfrute de la gastronomía regional, dulces y confituras.

El Oeste: de las alturas a los valles calchaquíes, de las dunas eternas a las coloridas vides, de la aventura extrema a las culturas ancestrales, de la riqueza profunda de la tierra al trabajo fecundo del hombre materializado en sus artesanías únicas y en sus vinos. 

Los atractivos principales son: La Mina Santa Rita, la ruta del Telar – Belén, Laguna Blanca – Belén, Sitio Arqueológico El Shincal – Belén, Ruta del Adobe – Tinogasta, Los Seismiles – Tinogast,  Termas de Fiambalá y La Aguadita – Tinogasta, Inti Raymi –  Santa María, sitios arqueológico Fuerte Quemado – Santa María, Monumentos Históricos Nacionales, vinos de altura, gastronomía regional y Paso Internacional de San Francisco

Región Centro: lugar de las tradiciones gauchas catamarqueñas, de Fray Mamerto Esquiú, de los paisajes inolvidables por todos sus tonos de verde, del folclore, las villas veraniegas y del encuentro con la paz y la tranquilidad que alimenta el alma.

Aquellos que visiten este sector de Catamarca deberán conocer: La Cuesta del Portezuelo – Valle Viejo, realizar actividades náuticas en dique Las Pirquitas, visitar la Casa Natal de Fray Mamerto Esquiú, recorrer el Circuito Torres y Campanas, dar un paseo por las villas veraniegas como El Rodeo, Las Juntas, La Puerta, ir a Cuesta de Los Ángeles y Túneles de La Merced.

Tradición: ¡Agarrate Carnaval!

Muchos meses antes del carnaval, en la ciudad y pueblos de Catamarca, hombres, mujeres y niños preparan sus trajes, disfraces, carrozas y pasos de baile para la gran celebración que se comenzará a vivir durante el mes de febrero.

Como toda manifestación cultural, el carnaval es un fenómeno emergente que se da en todos lados, alimentado por distintos factores.

En el oeste de la provincia se vive el carnaval ancestral, donde los hombres se visten con trajes de plumas coloridas con los que recorren las calles cantando coplas al son de sus cajas.

Ofertas gastronómicas 

Cualquiera sea la época del año y la travesía emprendida, la cocina catamarqueña, compartida con todo el Norte Argentino, es capaz de deleitar a los paladares más exigentes.

Propuestas para todos los gustos: las infaltables empanadas y tamales para “despertar” el apetito; jigote, asado a la llama o un costillar al Malbec. ¿Algo más liviano? Pimientos rellenos o vegetales a la parrilla serán ideales. Para el postre, un popurrí de dulces regionales ¡resultará perfecto! Membrillo, zapallo, cayote, limas o higos acompañados de quesillo; una pareja de ensueño.

A su vez, entre volcanes, dunas, termas, yacimientos arqueológicos e iglesias antiquísimas, se descubre el sabor de un vino históricamente artesanal. Catamarca alberga viñedos en el Valle de Abaucán, pegado a la Cordillera de los Andes, y en la zona Calchaquí con una altura que varía entre los 1.200 y los 1.750 m.s.n.m. El ambiente, casi desértico, y la importante amplitud térmica, son grandes aliados para la producción de frutos concentrados y sanos, naturalmente ecológicos.


Más información: turismo.catamarca.gob.ar