Lunes 26 de Octubre de 2020

EMPEZÓ HACIENDO TRUCOS DE MAGIA A LA GORRA EN SU BAHÍA BLANCA NATAL Y HOY AGOTA FUNCIONES EN LA CALLE CORRIENTES. EL COMEDIANTE FAVORITO DE LOS MILLENNIALS SE DEFINE COMO UN ARTISTA ECLÉCTICO “NACIDO EN LA COMEDIA Y EN LA MAGIA, Y CRIADO EN LA MÚSICA Y LA INTERNET”

A los 35 años, Agustín Aristarán es un artista más que completo: tiene un show unipersonal en Netflix, un disco en Spotify y este año debutó en cine con una participación en la película Re loca, protagonizada por Natalia Oreiro.

Después de dos años de temporada regular en Buenos Aires y giras internacionales, el mes pasado estrenó Serendipia en el Teatro Metropolitan Sura. El nombre del show en el que recorre su infancia entre monólogos de stand up y baile alude a un descubrimiento afortunado que se produce en la búsqueda de una cosa distinta. El hallazgo feliz de Radagast ocurrió cuando tenía 6 años. Para Navidad pidió un camión de juguete y Papá Noel le regaló una caja de magia. Empezó jugando, y terminó por convertirse en un exitoso comediante.

–Empezaste a usar Instagram para que la gente te conociera y hoy tenés un millón de seguidores. ¿Las redes sociales fueron otra serendipia?

–¡Completamente! Me cambiaron la vida. No sólo por la popularidad, sino por la forma de hacer humor. Me dieron permiso para hacer lo que realmente me divierte y nada más. Antes, cuando era un comediante de eventos, me tenía que acoplar a lo que otros querían.

–Y ahora que hacés lo que te gusta, ¿estás más expuesto a las críticas?

–Totalmente, pero me llevo súper bien con eso. A nadie le gusta que lo critiquen, eso está claro. Pero las críticas que escucho son las que pido: a mi hija, mi novia, mis amigos… Las entiendo como un acto de amor. Cuando hay una crítica con mala leche, me río. Eso es un problema del otro.–Te aburrís rápido de las cosas. ¿Cómo hacés para mantener una rutina?

–Mi vida no es tan rutinaria. Cuando tuve rutinas, la pasé mal. Con mi experiencia en televisión (con el Chino Leunis en el programa En qué mano está) me pasó eso. Al tercer día, ya sentía que cumplir un horario no me hacía bien. Si bien cumplo horarios todo el tiempo, en los eventos, las publicidades, cuando hice cine… son cosas que arrancan y terminan. En el caso de la tele, tener que ir a trabajar y que me dijeran que algo funcionaba mejor que lo otro, me empezó a angustiar. Por eso di un paso al costado.

–Una de tus canciones dice que “madurar es seguir haciendo las mismas cosas que antes, sin importar lo que digan los demás”. ¿En qué momento maduraste?

–No sé cuándo pasará eso… (se ríe). Creo que con el nacimiento de mi hija. Yo tenía 21 años, era muy chico y pasé el embarazo de su mamá con mucho miedo. Pero cuando Bianca nació, ese miedo se transformó en fuerza. Lo único que me importaba era ser el mejor padre para ella.

–En tu show hablás mucho de tu infancia. ¿A qué te gustaba jugar cuando eras chico?

–Mis juegos siempre fueron como obras de teatro. Me encantaba poner temáticas y jugar a “los chicos que se pierden en el bosque”, o hacer una casa arriba del árbol y flashear que estaba en una nave. Otro de mis juegos preferidos eran las escondidas. Ahora hay muchas más cosas para divertirse, pero mi generación tuvo la suerte de poder jugar en la calle. Yo salía y hasta las 12 de la noche no volvía.

–También te reís mucho del estereotipo de galán del mago…

–Sí, la gente piensa que ser mago es una gran herramienta de seducción, pero nada que ver. No se seduce con la magia. Los magos somos muy adictos a estar actuando todo el tiempo y, sin darnos cuenta, aburrimos. Además, tenemos una cosa medio antinatural, de movimientos raros… No es como la gente cree.

–¿Te importa verte bien? 

–Sí, me encanta cuidarme. Soy muy coqueto con la ropa y tengo un fetiche importantísimo con las zapatillas. Además, como bastante bien, tomo muy poco alcohol… Fumo, pero me rescato. Me cuido porque mi medio de trabajo es mi cuerpo.

“A NADIE LE GUSTA QUE LO CRITIQUEN, ESO ESTÁ CLARO. PERO LAS CRÍTICAS QUE ESCUCHO SON LAS QUE PIDO: A MI HIJA, MI NOVIA, MIS AMIGOS… LAS ENTIENDO COMO UN ACTO DE AMOR”

SERENDIPIA – SOY RADA

Jueves a las 22.15 y viernes y sábados a las 00.30

Teatro Metropolitan Sura, Avenida Corrientes 1343