Domingo 25 de Octubre de 2020

UNA VUELTA POR EL UNIVERSO

EL 18 DE MAYO ES EL DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS Y UNA EXCELENTE OCASIÓN PARA ADENTRARSE EN SUS SINGULARES EDIFICIOS Y LOS FABULOSOS TESOROS DE ARTE, HISTORIA Y CULTURA QUE GUARDAN EN SU INTERIOR. ESTOS SON NUESTROS ELEGIDOS.

1. MOMA – MUSEO DE ARTE MODERNO, NUEVA YORK.
ESTADOS UNIDOS

La mayor colección mundial de arte moderno y contemporáneo está aquí y es, por supuesto, uno de los atractivos más populares de la Gran Manzana. En constante evolución, el edificio diseñado en los años 30 por los arquitectos Philip Goodwin y Edward Durrel Stone fue objeto de una ampliación en 2004, que le dio su característica fachada en la 53 de Manhattan, y ahora se someterá a una ampliación y renovación a cargo del estudio Diller Scofidio y Renfro, en colaboración con Gensler. La buena noticia es que el nuevo planteo incluye un jardín, más salas y un concepto dinámico y adaptable, que mezclará pintura con performances y permitirá diversificar actividades y ampliar el horario. La mala es que ya se anunció que permanecerá cerrado desde el 16 junio al 21 de octubre. Mientras tanto, su otra sede, el MoMA PS1, seguirá abierta al público en su horario habitual para recibir a los amantes del arte de todo el mundo.

2. MUSEO DE LA ACRÓPOLIS DE ATENAS.
GRECIAAlgo de contexto: Antigua Grecia, era de Pericles, unos 500 años a.C., las acrópolis, en lo alto de las ciudades, albergan los edificios más importantes. La de Atenas es la más representativa y, hoy, un portentoso vestigio de ese período fundacional. Allí, a 300 metros, este museo se eleva sobre un área que aún es territorio de excavaciones; de hecho, el piso transparente de la entrada deja ver los restos arqueológicos hallados en su solar. Construido en hormigón y cristal, la luz natural brinda una visión inmejorable de, por ejemplo, las famosas Cariátides que sostenían parte del Templo del Erecteion. Pero su mayor tesoro está en el tercer piso: una reproducción a tamaño real del Partenón con la cámara que custodiaba la colosal estatua de la diosa Atenea. Hacia el norte, la vista de la Acrópolis y el propio Partenón completan una noción de su envergadura que quita el aliento.3. MUSEO DEL LOUVRE.
FRANCIACon ocho millones de visitas anuales, es el museo de arte más popular del mundo y el más antiguo de París. Su colección permanente tiene unos 380 mil objetos y cerca de 35 mil obras de arte, entre las que se destacan La Gioconda, de Leonardo da Vinci; la Venus de Milo de la Antigua Grecia y la Victoria alada de Samotracia, del período helenístico de la Antigua Grecia. Inaugurado en 1793, habita el Palacio del Louvre, una edificación del siglo XII que tras varias reformas tiene su forma definitiva desde 1989, cuando –en conmemoración del bicentenario de la Revolución Francesa– se inauguró la pirámide proyectada por el arquitecto Ming Pei que le da acceso por el patio central. En abril, como parte de los festejos por su 30o aniversario, se lanzó un concurso mundial. ¿El premio? Cena, brindis, música en vivo y una noche completa en sus formidables salones.

4. CENTRO NACIONAL DE ARTE TOKIO NACT.
JAPÓN

Si bien uno de los más jóvenes de esta selección, no es para nada el más pequeño. Inaugurado en 2007 y con casi 48 mil metros cuadrados distribuidos en cinco pisos, este moderno edificio con fachada acristalada en forma de olas fue la última obra del arquitecto Kisho Kurokawa. Se encuentra en Roppongi, un barrio de la capital nipona conocido por su vida nocturna y una sofisticada oferta gastronómica, a la que el NACT –según sus siglas en inglés– se suma con tres cafeterías (una de ellas ubicada sobre una curiosa estructura cónica) y el famoso restaurante francés, Brasserie Paul Bocuse. Museo sin colección permanente, sus 14 mil m2 de exposición están a disposición de las más diversas muestras. Se puede visitar en forma gratuita, pero la entrada a las exhibiciones depende de cada caso. La programación completa en inglés está en nact.jp/english.

5. MUSEO DEL HERMITAGE DE SAN PETERSBURGO.
RUSIAEntre el Río Neva y la Plaza del Palacio, un conjunto arquitectónico de seis edificios impresiona al turista más viajado. Solamente el Palacio de Invierno, que fue durante dos siglos la residencia de los zares, tiene 2 km de fachadas y una altura de 22 m. El museo cuya colección ocupa este espectacular complejo nació en 1764, cuando Catalina II recibió un centenar de cuadros como pago de una deuda. Entonces empezó a comprar arte y antigüedades para que su galería no fuera superada por ninguna otra. Y así fue, pues con 3 millones de piezas que van desde la Edad de Piedra hasta la actualidad, es la pinacoteca más grande del mundo. Se calcula que si alguien pasara un minuto frente a cada obra, necesitaría una década para ver todo. Sin llegar a ese extremo, con un buen guía en tres horas se puede tener un panorama general que incluirá obras maestras del Greco, de Rafael, de Rembrandt y de Leonardo, entre otras joyas.